US Open, el Grand Slam más accesible

Hay algo que nunca dejo de admirar de los norteamericanos: su capacidad de organización de espectáculos. De todo hacen un show. Y en el caso de tenis, su Grand Slam en mi ciudad preferida, no deja de ser más que la confirmación.DSC00906

Como argentinos, anhelamos Roland Garros, nacemos en el polvo de ladrillo.

Wimbledon es realmente único. Tiene muchos detalles que lo hacen único, tanto por el respeto como por las tradiciones.

Australia es tan lejos y complicada la temporada en mi caso, que le debo la visita (no me la han reclamado).

Pero el US Open conjuga como pocos, tenis de altísima calidad, acceso a los jugadores y satélites, infraestructura siempre creciente, en un entorno de excelente organización.DSC00416

Todo funciona, todo está disponible para que el espectador disfrute y lo más importante, es bastante accesible.DSC00584

No hay que ir sorteos como en Wimbledon, ni hacer colas virtuales como Roland Garros. Es tan grande que podés comprar un abono para ver la segunda semana completa con relativa comodidad y organización, sin rezar para ingresar. O llegar un día de la primer semana y disfrutar rápidamente del mejor tenis del mundo.

El estadio principal es el mayor del mundo para tenis y no por eso vas a dejar de sentir la sensación de ver el partido. He llegado a estar en las últimas filas y se disfruta.

Agregarle el techo dio el plus de continuidad en los partidos y ya no se se suspende todo por lluvia.DSC00110

Además, el techo es parte del show como debe ser. Hay cierta sensación mágica cuando se cierra (ni hablar de la historia de como lo diseñaron, ya que el piso no estaba preparado para el peso adicional de esa estructura). De modo tal, que para la entrega de premios de los singles lo cierran para crear otra atmosfera y aprovechar algunas capacidades extras de las luces y máquinas de humo, que suman al ánimo de final de fiesta.

Este año se agrega que presentan en sociedad el segundo estadio, el Louis Armstrong, que fue durante mucho tiempo, el estadio principal, quedó como segundo luego de la terminación del Artur Ashe y ahora lo agradan. Más lugar aun.

Ir en la primera semana es un excelente plan. Hay muchos partidos de todos los niveles. Normalmente es un top contra alguien de bajo ranking, que solamente está entre los 100 primeros del mundo, es decir, son partidazos igual. Te podés asegurar ver a los grandes monstruos, ya que siempre juegan el primer partido (no sabes cuando pierden).

La cantidad de partidos hace que seguro haya algo atractivo para ver. Incluso ver en una cancha auxiliar un partido que quizás en ATP Buenos Aires sea una semifinal. Y la cercanía que te da una cancha auxiliar, incluso el Grandstand (tercer estadio, muy lindo como quedó hecho a nuevo), da un vértigo increíble a los que sacar a más de 100KM por hora nos implica dejar el brazo en el camino.

Las sesiones diurnas son menos demandadas que las nocturnas, que aprovechan los locales para una salida después de trabajar.

El fin de semana del medio es muy fuerte en programación. Son en general la tercera y cuarta ronda, con partidos obviamente más parejos, choques más interesantes y todavía abundantes en cantidad. Pero cuidado, es fin de semana largo siempre. Se programa para que coincida con el Labor Day (business are business) y que el local pueda disfrutar más. Es muy demandado.

A partir del martes de la segunda semana, se vuelve a aligerar en gente, pero cuidado, hay menos partidos fuera de los estadios principales. Acá su ventaja: hay un abono llamado Championship Week que te da acceso a cuartos, semifinales y finales, todos completos. Casi un pleno a acceder a los mejores partidos del torneo. Es ir y disfrutar. Dificil que algo falle.

Lo use las dos veces que asistí. La primera era algo distinto, con la mitad de los partidos de cuartos y algo de octavos, semis y finales. Hoy vale mucho más la pena.

Se puede reservar con una tarjeta con meses de anticipación. El lugar es el mejor disponible al momento que lo hagas y no se agotan en las primeras 5 horas. Y si viajas para ver este torneo especialmente, es mi recomendación.

La primera vez que fui, iba cuando abría y me quedaba hasta el final. Vi todo lo que pude. Aun cuando haya baches en los draws principales, vas a tener juveniles, seniors, dobles y sillas de ruedas para disfrutar. Las futuras estrellas, las viejas glorias y los partidos que para nosotros serían de fin de semana tienen un nivel espectacular. Además, solamente quedarse viendo el entorno, podés disfrutar de alguna sorpresa, como cruzarte con algún viejito.

Un párrafo aparte ver los de sillas de ruedas. Ver dobles en esta especialidad, es casi ver un ballet. No dejen de dedicarle un rato al menos.

El estadio principal Artur Ashe además tiene escaleras mecánicas para llegar hasta el nivel de las entradas económicas. Todas sus entradas son numeradas.DSC04205

El Louis Armstrong tiene muy buenos partidos. Tambien es techado. Tiene olor a nuevo porque se estrena en 2018. Solo un sector es numerado y el resto es de acuerdo a disponibilidad. El que se va, pierde el lugar. Según el partido hay más o menos rotación. Y los partidos pueden ser muy interesantes. No todo entra en el principal. Yo vi ahí a Andy Murray que luego fue campeón, y a Del Potro que llegó a semis.

El Grandstand no es techado y tiene una pequeña porción numerada. Ninguno de estos dos últimos sacaría entradas numeradas, no vale la pena.

Por eso, si vas un día, principalmente de la primera semana, solo para sacarte el gusto, y solo hay ground tickets (los que permiten entrar a todo menos los lugares numerados, es decir, cualquier estadio menos el Ashe), ni dudes que vas a tener una buena experiencia.

No te preocupes por el transporte. Den por sentado que todo funciona. Si termina a las 2AM habrá trenes para volver. Si se suspende de improviso porque llega la cola de un huracán, habrá trenes. Las dos cosas me pasaron.

Hay comida por doquier. Se respetan las reglas siempre (leer los elementos prohibidos). No te vas a quedar sin batería porque hay cargadores de cortesía. Si tenés American Express, podes pedir la radio de cortesía donde transmiten los comentarios de ESPN. Tiene unos nuevitos, un tal McEnroe por ejemplo.

A eso agregale las vistas al skyline de Manhattan, la posibilidad de pasar unos días paseando por la capital del mundo (#teamNY sorry)DSC04758DSC04469

Y si no te divierten todos los partidos, podés poner en venta las entradas de los días de tu abono que no querés ir. No está asegurada su venta, pero es una opción de bajar gastos y hacerlo de forma legal (en su sitio de reventa, en el lugar es ilegal) y agregar tiempo libre para visitar la ciudad. No recomiendo la compra a quienes la ofrecen cerca del estadio. Mas vale planifiquen y eviten un problema.

No sé que más decirles para entusiasmar a los fans del tenis. Hay algunos tips más en el post anterior.

https://raspandoelmapa.com/2018/01/20/temporada-de-torneos-de-tenis/

Disfrutemos de las próximas dos semanas

Anuncios

Deja un comentario