White Mountains, NH

Uno de los estados que más me sorprendió de la visita a Nueva Inglaterra fue New Hampshire, principalmente porque mi expectativa no era muy alta. Pero terminó para bien.

Su principal atractivo es la zona de White Mountains, una región que es parque nacional, pero como es muy extendida y con muchas localidades a su alrededor, tiene mucha vida.

Me alojé en North Conway, que resultó ser la más preparada para el turismo. Como venía de Maine, sobre la costa, me parecía que era como la entrada a la región. Pero además me encontré con un centro turístico importante, muy preparado para hacer base en las muchas excursiones cercanas o realizar actividades en familia. Los hoteles están preparados para pasar buenos momentos de descanso, si bien se trata de mayoría de cadenas, mi experiencia fue muy positiva. Me alojé en el Comfort Inn, y cuando llegué, me dieron un upgrade, por lo que tuve una suite de la que no quería salir. Con chimenea y todo (a gas, pero la vista me encantaba) 20170919_175712

Como llegué por la tarde, recorrí un poco para ubicarme y cenar pronto (todo cierra temprano, con honrosas excepciones, como Applebees, que tenía buena atención además) y también es una buena opción el gigantesco WalMart abierto hasta medianoche, o el Hannaford, una cadena regional de supermercados que esta mejor abastecida para compras de productos frescos.

El primer día fui al Monte Washington. El trayecto es muy lindo (comenzaba el otoño)

 

Antes de llegar uno pasa una indicación a mano izquierda sobre una cascada (Glen Ellis Falls). Es un paseo corto pero agradable.

 

El monte, el más alto del estado, tiene varias posibilidades de acceso. Una es subir en un tren con cremallera, conocido como Cog Railway, que llega hasta el tope en una hora y media. La otra, por la que opté, es ir con el auto. Finalmente, se puede hacer senderismo si se piden los permisos adecuados. Es bastante empinada.

 

Tiene otra característica principal. Su cima es uno de los lugares de peor clima, especialmente por el viento y la neblina. Tenía hasta hace muy poco el registro de viento más fuerte. Habitualmente conjugado con la neblina y el camino de cornisa en un largo tramo (realmente cornisa), donde no se veía mucho más de 10 metros, me hicieron dudar de que hubiera sido una buena opción subir con el auto. No la pase tan bien a la subida. La bajada es más simple o quizás ya estaba acostumbrado.

 

El clima y la vegetación cambian tremendamente con la altura y la neblina en sí resultó cambiante de a minutos.

La ventaja del auto es que además uno puede ir parando en los descansos para caminar un poco por el bosque, lo que en el tren no se puede. El senderismo desde arriba es bastante peligroso por la posibilidad de desorientarse, más allá que los mismos están señalizados.

 

Además, si van en el auto, les dan a la entrada un CD que va relatando el trayecto, en tiempo más o menos real, ya que no se puede ir muy rápido. Al final se puede conservar y además dan un calco para el auto que subió al tope.

 

Los techos de las construcciones de la cumbre están atados con cadenas al suelo, lo que marca que realmente es fuerte. De hecho además hay una estación meteorológica que realiza pruebas permanentes. Incluso hacen pruebas de congelamiento de equipos de aviación. 

 

Otra de las cosas que hay arriba es un antiguo hotel de 1853, ya que había gente que pasaba a disfrutar unos días ahí, como final del recorrido del tren.

 

Hice algunos senderos en la cuesta abajo, para estirar piernas y la verdad es que siendo que se acercaba el otoño, había ya algunos tonos ocres característicos de la zona.

 

 

Otro de los puntos relevantes de este valle es Bretton Woods, donde está el hotel en el que se firmó un acuerdo al final de la segunda guerra donde se crearon organismos financieros como el Banco Mundial.DSC03128

En la zona de Cranford Notch es un valle, con algunas paradas muy lindas para recorrer y caminar.

 

La más característica es The Old Man of the Mountains. Esta era una formación rocosa en la punta de una montaña que formaba realmente la cara de un anciano mirando hacia el valle. Era el símbolo del estado de New Hampshire. Pero el clima, principalmente las lluvias, socavaron las rocas y la formación se desplomó.

 

Como era el símbolo estatal y no podía ser reparado, armaron una serie de postes que permiten visualizar como se veia en ese entonces. Es simpática la historia e ingenioso como lo resolvieron.

 

El segundo día fue de recorrido y traslado a lo que sería el siguiente punto de alojamiento, ya en Vermont, pero las distancias permiten recorrer tranquilo y disfrutar.

El objetivo fue visitar Flume Gorge, es que una formación granítica desgastada por un pequeño río. Es ingreso es a través de un centro de información pequeño pero que vale la pena recorrer un poco para entender lo que se va a ver.DSC03188

El recorrido es entre bosques y algunas formaciones rocosas. La formación es de la era glacial.

 

La primera roca grande que se ve (la de la foto) es una piedra que estaba atascada y suspendida en las paredes de la garganta y que en 1883, por una fuerte tormenta, fue arrastrada hasta su lugar actual. DSC03191

La formación tiene unos 250m de largo y 30 de alto. Las fotos y la sensación de recorrerla para mi no se reflejan en las fotos. Es absolutamente encantador y dan ganas de quedarse un largo rato. Tiene un magnetismo particular.DSC03211DSC03213DSC03215DSC03216DSC03218DSC03219DSC03220DSC03222DSC03224DSC03226DSC03227DSC03231DSC03233DSC03239DSC03244

El sendero al final lleva a otra formación con un puente techado llamado la pileta (the pool).

 

Luego sigue entre los bosques con algunas vistas del cada vez más cercano otoño.

Ver como las plantas fueron creciendo alrededor de las rocas es impresionante.

 

 Entrada al parque

Se paga por estacionar el auto y hay un sistema de honor, ya que no hay entrada al sector en el sentido clásico. Cuando estacionen por primera vez en algún sector del parque (en mi caso fue en Glen Ellis Falls), hay un panel con un dispenser de sobres troquelados y un buzón. En el sobre ponen el dinero y los datos del auto. El troquel queda como comprobante y se pone en la luneta. El control es rotativo y si ven el auto estacionado y no hay sobre, luego de algunos días, se emite la multa por la falta de pago. No lo desafíen.

 

 Otros atractivos

Algo muy interesante y totalmente opuesto es que New Hampshire no tiene sales tax, es decir, ese impuesto que te agregan al final del ticket, de entre 6 y 9% según el estado y rubro. Por ello, hay muchos comercios de los tradicionales y principalmente outlets, con la mayoría de las marcas conocidas, pero con muy poca gente, lo que torna la experiencia en algo distinto.

Hay un par de parques de atracciones pero lejos de ser Disney. Creo que la naturaleza es sublime, pero cuando hay chicos de por medio, puede ser una opción para rellenar. En mi hotel había un golfito también muy bien armado. Evidentemente es un destino familiar.

7 comments

  1. Que buenas fotos y que experiencia interesante! La verdad, no pensaba que era tan linda esa zona. Estuve hace poco cerca de ahí (en Boston) y no llegué a recorrerlo, lo cual, después de leer tu post, me da pena… Ahora no me queda otra más que volver 🙂

  2. Muchas gracias por el excelente post, siempre tan completo y con esas fotos que son una maravilla.
    Nuestra idea de recorrido es Toronto/Boston/Quebec/Montreal/Ottawa/Toronto, siempre en auto alquilado.
    Así que espero el post de Boston vamos 3 noches que nos quedarán 2 días y medio para disfrutar, capaz un poco más.
    Salimos el 27/4 nos queda poco tiempo y tengo la sensación (como siempre antes de los viajes) de que no organicé nada! Confieso que tenemos 2 itinerarios, el que te puse arribe y al revés saliendo de Toronto a Ottawa, todo depende de las fechas de los playoffs de Toronto y Boston (aunque no lo puedas creer!)
    saludos desde Uruguay!!

Deja un comentario