Vale la pena volver a las raíces

Como casi todos los argentinos, vengo de familia de inmigrantes. Abuelos por parte de padre, bisabuelos o antes por parte de madre. Por mi papá, el contacto siguió siempre, ya que esas cosas de la guerra, vinieron mis abuelos pero dejaron una hija allá con su abuela y nunca llegó a emigrar. Por eso se mantuvo contacto. Tuve tíos, primos, primos de papá, sus hijos, tíos abuelos y más parientes con los que primero fueron cartas (esas de papel finito para que no pesen mucho), visitas esporádicas (mi papá pudo conocer a su hermana después de los 40 años), llamadas pedidas a Entel con anticipación para tenerla a una hora razonable (discando chicos) y luego, las generaciones más nuevas, visitandonos un poco más, yendo a algún acontecimiento como un casamiento, para terminar con contacto trivial en Facebook, Twitter, Instagram y Whatsapp, y visitando más seguido por la mayor conectividad.

DSC03608
Ti

Visitar en esas condiciones es un placer. Hay conexión casi inmediata con tu pasado. Tenés historias vívidas, aclarás dudas de cómo se dio eso y disfrutas de los buenos contactos familiares (en general, los acotados). Con ellos planee hasta pasar el fin de siglo, para que fuera especial (o nos agarrara en un lugar más civilizado si acaba la humanidad, no sé bien)
Incluso me preguntás y me siento en parte gallego, Pontevedra por supuesto.

DSC03778
La primada con el americano

Pero qué pasa cuando tenés algunos datos y no mucho más? Por parte de mamá, no había tanta data y ni un contacto allá. Sabía algunas cosas. Que mi bisabuelo vino de Luarca, un pueblito pesquero de Asturias, y fue a Rosario. Que vino con quienes serían los dueños de la tienda de Sarmiento y Córdoba (si sos rosarino de más de 30 sabés bien de que hablo), instaló una ferretería que con la primer generación fue muy bien y que la segunda… bueno, la segunda la pasó muy bien. El resto a laburar.

177269-2-TIENDA-LA-FAVORITA
Tienda La Favorita

Se ve que en la familia mucho no se contó. Además mis abuelos se separaron y el contacto no fue fluido todo el tiempo.
De casualidad, ya en Buenos Aires, trabajaba con Mechi, una del “clan García” de los famosos rosarinos, que me contó un par de cosas de su familia, que sí seguía en contacto con el pueblo. Tenían parientes, una casa que su abuelo construyó allá, pero que ella no sabía
En 2007 decidí recorrer el norte de España y Portugal, e incluí Luarca como parada (los viejos ya habían ido desde Galicia una vuelta y algo más contaron).

DSC02869
Luarca – Asturias

Fueron un par de días mágicos.

Empezás a ver de que te hablaban. Pueblito de pescadores precioso. Una verdadera tacita de plata como le dicen. Lo primero que me llama la atención: La cofradía de los pescadores era Nuestra Señora de Rosario. Habrá influído eso en la decisión del destino?

 

DSC02840
Fui al cementerio, el de más linda vista del mundo. Son todos García y Suarez. Casi imposible distinguir cuales son mis ancestros. Saco algunas fotos para ver si son de los mios a la vuelta, pero resultaría vano. El pueblo debajo es pintado.

DSC02812

Pero uno me llamó la atención. Adivinen de quien era. El panteón de los famosos del pueblo parece.

DSC02822

Hora de buscar hotel. Hay un cartel. Hotel Villa La Argentina. No puedo ir a otro obviamente. Resultó que era una casa de indianos, aquellos que hicieron la América y volvieron con un poder adquisitivo mayor y construyeron casas que lo reflejaban. Esta era una familia que terminó en Tucumán. Hermosa


Enfrente encontré una casa muy linda tambien. Su nombre Villa Rosario. Era la de esos emigrantes conocidos. Sus parientes de allá.


Caminar por el puertito y su playa es entretenido. Las casitas de baño pintorescas. La sidra se toma de la bota.


Anoche una integrante de la ComunidadQV, los twitteros de RadioQV, publica una foto. Era la del panteón que había visto. Le pregunto y era parte de esa familia. Al toque salta su prima, que además ya me había escrito en un post anterior por una foto del pueblo. Después su hermano.
De pronto, la magia continuaba. Los orígenes de alguna forma nos unían. Una simple foto aumentaba el afecto. Me contaron un par de cosas más de sus abuelos y tíos, que alimentaron el mito de esa tienda en mi cabeza (de nuevo, si sos rosarino, lo entendes al toque).
Enseguida le escribí a quien había sido mi compañera de trabajo. La magia continuaba. Saber de donde venís te conecta con buena gente.
Viajar en este caso fue para entender un poco más como se dio todo. Está muy bueno. Cierra heridas de guerra, de separaciones y te pone en contacto con historias paralelas. Si sabés de donde venís, andá a conocerlo.

Anuncios

6 comments

  1. Imposible no emocionarse cuándo se habla de los antepasados y nada mejor que cuándo tenemos la dicha de caminar por dónde ellos vivieron o ver las casas que habitaron.
    Amo Pontevedra, lo pasé muy bien allí. En Luarca sólo estuve unos minutos…
    Buen finde!

    1. Pontevedra es mi residencia española, que puedo decir. Galicia es muy lindo y lo disfruto mucho. Luarca es chiquito, pero me quede por la historia familiar y lo disfrute. Gracias Betty, siempre presente

Deja un comentario