Taxco: Pueblo mágico, minas de plata y escarabajos

Cuando de empezaba a armar el posteo, pensé que iba a ser fácil, ya que es una ciudad chica, de apenas 50.000 habitantes y bastante rápida para recorrer.

Pero fueron las emociones de repasar la visita las que me dificultaron el trabajo.

Llegué desde Puebla en auto y en varios momentos pensé que estaba perdido, y la falta de señal del celular no ayudaba. Pero volvieron a aparecer los peajes y pude confirmar que no faltaba mucho. Los caminos de montaña, si bien no son peligrosos en este caso, son largos y lentos.

La primera vista de este pueblo minero enclavado en la montaña ya anticipa algo que vale la pena.

Centro historico

Taxco Mexico Calle del centro historico
Taxco, Mexico – Calle del centro historico
Taxco Mexico / escalera al templo de Chavarrieta
Escalera que lleva al Templo de Chavarrieta

La ciudad tiene mayormente tonos blancos, lo que recuerda a Andalucía, aunque con manchones de otros colores, sin llegar al colorido habitual de San Miguel De Allende por ejemplo. Se nota la impronta trabajadora de la ciudad, con su base en las minas de plata de la zona, que la hicieron crecer tan fuertemente en la época de Nueva España.Vista de Taxco de la torre de la parroquia de Santa Prisca

Y plata van a encontrar en todos lados, es el souvenir principal de Taxco. De todas las calidades, precios y gustos. Muchos comercios y tianguis (mercados en náhuatl) dedicados al rubro. Seguro van a hallar lo que desee cada uno. Hay para todos. Tan unica es la presencia de la plata en la impronta, que el cartel de la ciudad (la foto del comienzo) es plateado, a diferencia de los coloridos de otras ciudades mexicanas.

Plaza Borda y Santa Prisca

La otra estrella habitual del Taxco es la plaza Borda, la principal, con la Parroquia de Santa Prisca y San Sebastián.

Las plazas en México creo que indefectiblemente cuentan con alguna iglesia y una glorieta. Después puede haber un mercado de artesanías de todo estilo, pero eso depende del turismo de la zona. Obviamente alrededor también tiene restaurantes y algunos cafés. Abundan los puestos de comida al paso, como contaba en tips de México, evité en su mayoría.

La parroquia es impresionante. Todas las iglesias principales que pude ver en todo el recorrido tienen su personalidad. En este caso es un edificio de alrededor de 1750, financiada por un empresario minero, José de la Borda, que logró además hacerla con su gusto personal. Otro objetivo era que uno de sus hijos, sacerdote, pudiera celebrar la misa ahí.

La planta no es muy grande, pero la fachada y las torres son imponentes, llegando a 95 metros de altura. Fue el edificio más alto de Mexico durante un tiempo. El estilo es churrigueresco, que es barroco español recargado, típico del virreinato.

A las torres se puede subir, cosa que recomiendo, ya que si bien es empinada, no es agotadora y los desniveles de la ciudad permiten vistas hermosas, donde se pueden descubrir algunos puntos adicionales de interés. Y por lo menos el guardia que estaba en ese momento, resultó muy simpático también.

Un tema que es general de México, es que hay muchas misas diarias, por lo que tendrán que tener paciencia para recorrerlas a veces, haciendo tiempo por otros lados (en este caso, justamente lo aproveché para subir).

altar mayor de Santa Prisca Taxco
Altar mayor de Santa Prisca

Una de las curiosidades que aprendi es que a los tres años, festejan con una consagracion del niño por haber llegado a esa edad. La costumbre viene de epocas en que superar esa edad era una proeza.

Festejos mexicanos

La gran emoción del día fue que coincidí con las celebraciones de la Revolución Mexicana de 1910.

Hubo un desfile por la calle que lleva hasta la plaza durante 3 horas por lo menos. Al principio me pareció extraño, porque había algunos comercios con chicas que tiraban golosinas o centros de jubilados que hacían sus performances. Pero después vi la cantidad de escuelas que presentaban sus coreografías, con todo tipo de música, muy compenetrados y serios. Y lo que me parecía extraño, me conmovió por el apego a lo tradicional. Así tuve la suerte de presenciar la alegría al celebrar costumbres y tradiciones muy arraigadas. El compromiso era de todos. Muy entretenido y hasta me hizo desear volver alguna vuelta para el día de los muertos.

Otras visitas

Hay dos puntos más de interés. Uno me gustó más, que fue el Mercado de Tetitlán. Muy auténtico. Muchas veces los mercados se ven orientados al turismo y pierden ese sabor local. Acá se ve sin esos cambios y vale la pena perderse un poco para ver algo de la idiosincracia y ver la variedad de cosas que se pueden vender.

El otro es el museo de arte Virreynal Casa Humboldt. No me gustó mucho, pero es una alternativa para ver una casa antigua por dentro, y espiar los centros de manzana de esta ciudad intrincada.

Moviendose

monumento al minero taxco
Monumento al minero, entrada a la calle principal de Taxco

A la ciudad la atraviesa la ruta por la que uno llega y el tránsito doble mano es muy intenso (aunque bastante respetuoso). Pero si intentan salirse para dar una vuelta por las calles que la cortan, encontrarán calles muy angostas, muy empinadas (donde Valparaíso parecería llanura) y complicadas, al punto que siempre algún conductor en las esquinas se pone a ordenar el paso de cada uno para destrabar. Directamente, al llegar al hotel, dejé el auto sin usar las dos noches que estuve.

Para llegar a la plaza principal, la calle es bastante plana, comparando con lo que se ve a lo lejos de la ciudad.

Para moverse, si bien no tomé, hay muchos taxis Escarabajo (no volví a ver tanta densidad). Debe estar la mayor parte de los existen en todo el mundo, exagerando un poquito. Es muy divertido ver tantos Herbies (spoiler de edad) juntos. En el hotel me pasaron las tarifas estimativas y realmente eran económicos, siendo lo más caro si uno deseaba ir al Cristo que está a mucha altura y creo que salvo impedimentos personales, es lo único que justifica tomar uno.

Y si tienen suerte, dado que casi toda la ciudad tiene pendientes, les puede tocar una terraza como la de mi habitacion, que los tiente a una cervecita-picada-cena con las luces de la ciudad.

Taxco fue la comprobación personal inicial de que el concepto de Pueblo Mágico existe y se lo tiene bien ganado.

2 comentarios

  1. Muy lindo, me encantó la vista desde la torre de la iglesia, ni hablar de la terraza del hotel.
    Se ve turismo extranjero siendo una ciudad chica? Está cerca de CDMX pero no se si muchos iran para allá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *