Palermo Portland

Portland, la de la costa oeste (porque hay una en Maine), es una de esas ciudades que no sé si daría para organizar un viaje hasta ahí, pero estoy totalmente seguro de que una vez que estás cerca, no podés dejar de perdértela.DSC06705

A menos de 3 horas de Seattle y siendo la ciudad más importante de Oregon, la visita es tentadora. No porque tenga esa lista de lugares importantes, sino porque tiene zonas que cada uno puede ir descubriendo andando sin un rumbo muy prefijado.DSC06697

Lo que brinda en cada barrio es cierta onda particular de vivir, comer, beber, originales, desestructuradas, sin molestar al de al lado, no necesariamente caras y amables naturalmente,20180602_205043.jpg

De entrada, en el hotel, el check in me lo hizo una paraguaya cuya familia había emigrado y que estaba totalmente enloquecida de atender un sudamericano en su turno de sábado. Después de un viaje largo (unas 8 horas), nada mejor que encontrar una sonrisa natural.

20180602_204556
Prestá atencion al nombre del complejo

Me recomendó ir la calle Mississippi, donde encontré una cervecería artesanal (Stormbreaker), con mesas grandes al aire libre, y que a medida que iba oscureciendo y cayendo la temperatura, encendían unas fogatas que invitaban a quedarse más tiempo disfrutando de la propuesta.

Pero había que conocer, así que salí a caminar. El movimiento no declinaba como usualmente sucede en EE. UU. Me encontré con una heladería de gustos fuera de lo normal, probé lavanda con miel y limonada con frambuesa, resultaron del estilo argentino en cremosidad pero novedoso al paladar.

Otros bares tenían como no podía faltar los tragos en frascos (se entiende por qué lo asocié a Palermo, no?). Los restaurantes variaban entre las propuestas de chefs hasta los lugares de encuentro simples, donde la comida no es la protagonista, pero la vibra lo es todo. Los comercios, ya cerrados pero que dejaban traslucir propuestas de diseño local y no cadenas de las habituales.20180602_20490720180602_204742.jpg20180602_204501.jpgDSC06657

Al día siguiente partí para Multnomah Falls, una cascada que termina en el río Columbia (divide Oregon de Washington) y que es una foto habitual cercana a la ciudad. Es la segunda caída de agua más alta de EE. UU. y lo más interesante que es la vista desde el puente que está cercano a ella, estaba cerrado por recientes incendios que aún no permitían el uso de los senderos para llegar ahí. Eso lo transformó en un paseo muy corto, ya que una vez encontrado estacionamiento, el mirador más bajo está muy cerca de la ruta.20180603_121242DSC06682DSC06678DSC06670DSC06673DSC06677DSC06672DSC06671

Volví a la ciudad para recorrer el downtown un domingo, con lo incierto que puede resultar. Seguramente estaba más tranquilo de lo habitual, pero se puede apreciar que hay buenos comercios, lindos edificios, del estilo que se puede encontrar por el bajo Manhattan, pero a escala mucho menor, ya que es una ciudad de 700.000 habitantes.

Su plaza principal es Pioneer Courthouse Square, una plaza seca, donde está el palacio de justicia y mucho movimiento.DSC06703

La ciudad se preparaba para una muestra de flores en todo el centro, para festejar la proximidad del verano. Para ello, en las veredas, muy amplias, de todo el centro armaban dibujos con distintas plantas en pequeñas macetas. Muy vistoso.

Le dedico un par de fotos al que estimo será el Niketown (la cadena propia de Nike) más seguido de cerca, ya que en las afueras de la ciudad está la sede de la empresa.

Hay teatros con viejas marquesinas, un museo de bellas artes que estaba en transición de muestras y al que no me daban los tiempos para recorrer tranquilo.

El distrito universitario es muy lindo también para caminar, aunque menos comercial.

Luego me dirigí a Pearl District, un sector entre el río Columbia y el Downtown, que era el distrito de pequeños talleres y almacenes cuando Portland era mayor puerto que Seattle, y que cayó en desgracia hasta que se comenzó a transformar con galerías de arte, tiendas de diseño, restaurantes trendy (más aun) y la librería Powell’s City of Books que ocupa una manzana completa.DSC06785DSC06793DSC06790DSC06788DSC06792DSC06805DSC06804DSC06799

No terminó ahí. Fui a la calle Alberta, un distrito con murales, bares, restaurantes, comida vegana, boutiques, que no es tan denso en cantidad de comercios, pero que tiene una oferta distinta a los anteriores, un poco más hípster.DSC06847DSC06839DSC06836DSC06834DSC06833DSC06840DSC06831DSC06830DSC06826DSC06819DSC06818DSC06816

Aun así, me quedaron cosas por recorrer, como Nob Hill, el parque Washington, de donde seguro hubiera podido sacar la foto al Monte Hood, que siempre pude ver desde la ruta, sin poder parar para sacar junto con la ciudad.

Ni hablar si uno la usa de base para recorrer algunos lugares cercanos, como la costa del Pacífico o el mismo parque del Monte Hood.

Yo estuve un día y centavos, pero creo que es una ciudad para recorrer tranquilo en dos y hasta agregar un tercero para disfrutar de la naturaleza cercana. Y como en Seattle también me quedaron pendientes, seguramente en el futuro podré ampliar este post.

Todo se resume en la primera frase que está en mi guía de viajes

La simpática Portland es una agradable sorpresa.

Anuncios

6 comments

  1. Lei todo el post buscando si fuiste a probar las mejores donas de USA, las Voo Doo Doughnut.
    Es una esquina super hipster y loca como todo Portland.
    Que ciudad linda en todo sentido, hasta tranvía tiene.

    Ah y para ir de shopping es un oasis en USA, porque no hay taxes! Además en los locales que en Miami se llena de Argentinos como Ross, Marshalls o quizás Macy’s, están prácticamente vacíos! Y hay stocks de todo tipo.

    1. Totalmente Marcos, salir de los lugares habituales para comprar tranquilo. Me pasé por alto lo del tax, principalmente, porque no me quedó tiempo para eso, pero en la siguiente visita seguro lo verificaré junto con las donas. Gracias

      1. Una camara chica de Sony dsc hx80 y el celu. Me encantaban las mas grandes pero termina siendoun problema transportarlas

    1. Gracias. No sabia de la recomendacion de info viajera. Y si, Portland me encanto. Me quede con ganas de mas tiempo. Gracias de nuevo, espero mantener el nivel jaja

Deja un comentario