Camino Portugués – Etapa 3 – Pontevedra – Caldas de Reis

Comenzamos con un spoiler: la etapa más linda

Hablando de lindos

Este fue mi primer tramo “normal” o al menos habitual, es decir, se parece a los que hace la mayoría. La primera ventaja, fue que me cruce con gente que seguiría viendo los días posteriores. También volví a cruzarme rápidamente con gente desde la mañana, no importando el horario. Y en los preparativos, fue más fácil conseguir alojamiento.

La mas linda fue porque logre enterarme de cosas que me relacionan con el camino. Comenzando a salir de Pontevedra, a mano izquierda (todos vamos para el mismo lado), hay un edificio con una placa, en el 95 de la calle A Santiña. Es que ahí dice la tradición que el Apóstol paró en su camino a Santiago, le ofrecieron comida y alojamiento y en agradecimiento, el santo prometió que las uvas y el maíz madurarían primero ahí. Ese solar es de un primo político, pero familia al fin. La historia (y el primo), contados acá por la Voz de Galicia Anfitriones de Santiaguiño do Burgo

De Pontevedra, puedo poner algunas imágenes más, pero hay un post del viaje anterior que detalla todo, cuando estábamos pontevedreandonos

Plaza de Curro Enriquez
Rio Lerez desde el puente de Burgos
Plaza do Teucro

Semblanzas del camino

Este día fue sin dudas el que más me llovió en cantidad de tiempo. Pero eso no molestó en lo mas mínimo. Hizo que el verde de los viñedos resaltara más. Los senderos bajo el bosque se disfrutaran de otra forma. Y lo mejor de todo, que aflorara el mejor ánimo para seguir caminando.

Advertencia: contiene Raspi Cantando

Le hicieron una estatua singular al sacerdote Lopez Souto
Vias romanas siguen presentes

Además de caminar entre viñedos y bosques casi permanentemente, esta etapa es muy plana, por lo que se pasa muy rápido de un kilómetro a otro

La tradición del cola cao a media mañana (esta vez con tarta de Santiago) se mantiene. Con esa tarta conocí a un papá con su hijo, argentinos de Rio Cuarto, que estaban haciendo juntos el camino después de terminar el intercambio el chico. Y a las 3 italianas “mayores” que seguiría pasando los siguientes días.

Una curiosidad, que es de todo el camino, es que las casas no solo tienen un buzón de correo, hay uno para el pan

Buzones para correo y pan
Ponte de Bermaña. Entrando a Caldas. Fin de la tercera etapa

Caldas de Reis

Llegando a Caldas de Reis, parada bastante coqueta, es un lugar con una pequeña fuente termal, por lo que si quieren reconfortarse con masajes o baños en las piletas de uno de los  hoteles spa, reserven con tiempo por la página web

Hotel Balneario Davila (ahi fuera y debajo hay una fuentes más pequeñas de libre acceso)

Si no, van a encontrar esas fuentes donde lavaban la ropa, donde brota agua calida naturalmente. Dejen sus pies un buen rato sin vergüenza, van a notar sus propiedades al rato. Es un buen rato de charla con otros peregrinos.

Fuente termal

Vale la pena recorrer un poco la ciudad, es fácil, tiene un mercado, varios puentes pintorescos y una linda alameda.

Puente Romano
Rio Bermaña

Caldo gallego

Habiendo comido y bebido como corresponde a buen peregrino, me fui a descansar para la siguiente jornada.

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *