Camino de Santiago – un año – día menos 1

Después de un vuelo descansado, arribamos a Barajas. Sabíamos que algunos llegaban minutos después que nosotros, entre ellos Lucia, por lo que sabíamos que esperándola a ella, encontraríamos al resto.

Las valijas llegaron. Los otros caminantes también y tuvimos la primera fotito mini grupal

Camino de santiago - Madrid (32)

Los Aguirre, Jose Luis, Lucía y yo

Juano arribaba pero en un vuelo intraeuropeo, por lo que estaba en otra terminal. Barajas es grande, así que resultaba imposible coordinar tomar el micro a Atocha juntos.

Pero el Camino, a pesar de nuestro lema, de vez en cuando nos amontona, y Juano y Flor subieron a nuestro mismo micro en la siguiente parada. Creer o reventar.

Camino de santiago - Madrid (33)

No te puedo cre —- errrrr

Nos separamos en Atocha, caminamos hasta nuestro hotel, muy lindo pero terminaron siendo algunas cuadras interminables por las valijas.Camino de santiago - Madrid (34)

Después de muchos años sin visitarla, salimos rápido a patear Madrid. Tan hermosa que no la recordaba. Con el movimiento enorme de un sábado de primavera. Las calles a tope.

Los tres salimos a buscar nuestros chips de datos. Estamos en la era de la comunicación y nos debemos a ella. No resulto fácil, muchos lugares agotados. Yo terminé comprándolo en un tugurio mínimo enfrente de Fnac (funcionaria perfecto y más barato. Phone House – Preciados 23)

De las impresiones de Madrid y de este día mismo, algo conté en Semblanzas del primer día

La primera vez todos juntos

El momento de encontrarnos por primera vez todos se acercaba. Iba cayendo la tarde en la Puerta del Sol y la Plaza Mayor, y en el medio del trayecto entre ambas, estaba nuestra cena esperando en el Museo del Jamón.

Camino de santiago - Madrid (37)

Museo del Jamón – Madrid

Ahí nos empezamos a reconocer algunos y a preguntar quién será ese, en otros casos. Mesas estrictamente de 4. Y como soy el maleable, me mandaron, literalmente, con Leandro y los únicos 2 españoles, Mercedes y Pedro Juan (la pasamos de maravilla). Los primeros chorizos, tortillas y jamones pasaron como agua.

IMG-20190414-WA0017

La mesa ganadora (total, lo escribo yo)

Camino de santiago - Madrid (38)

La mesa que no fue (no dejaban que fueramos 5)

Hubo palabras del Juntador Juano. Acompañadas de lio, como corresponde. Pero estábamos en un sótano.

Camino de santiago - Madrid (39)

Todavía estamos tímidos y coquetos

Un detalle, le devolví el euro que me había prestado para pagar el estacionamiento a Fernanda de Rosario. Supuestamente, cuando la pase a buscar por la terminal de ómnibus en una reunión final en Buenos Aires había olvidado la billetera en casa, cosa que fue mentira al final, por lo que a los 3 minutos de conocerla, le estaba pidiendo plata. Aun hoy me lo reprocha.

Con el cansancio y las ansiedades de la noche previa al viaje en tren, nos fuimos cada una a su hotel a tratar de descansar. Aunque José, Lucía y yo, nos fuimos a cafetear por ahí. Mañana tendríamos horas de viaje para poder recuperarnos.

Camino de santiago - Madrid (30)

Puerta del Sol de noche – Madrid

Camino de santiago - Madrid (28)

Ministerio de Asuntos Exteriores – Madrid

Camino de santiago - Madrid (29)

Plaza de las Provincias – Madrid

Camino de santiago - Madrid (25)

Calle de la Sal y Calle de las Postas – Madrid

Dia siguiente Camino de Santiago – Un año – Día cero

Dia previo Camino de Santiago – Un año – El vuelo

Camino de Santiago – Un año – El vuelo

Hoy hace un año empezamos la aventura. Más de un año llevó desde que le surgió la idea a Juano Flyer de ver si alguno más se enganchaba en su camino con Flor, su mujer. A partir de hoy, el recuerdo día a día.

El Vuelo de ida

Somos 62. Hoy salgo con mi amigo José, que se engancho junto con Adri y Charly (que ahora están paseando por España y que nos encontraremos en Madrid) la misma noche que yo volvía del primer encuentro en el club Montañés.

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (1)

La Torre de Ezeiza en construcción

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (2)

Vamos livianito para lo que soy yo

José y yo vivimos en barrios cercanos, por lo que arrancamos desde el traslado juntos, con Guille, que preguntó 20 veces “te olvidás de algo?”, para que recién en la General Paz me diera cuenta de que dejé el Ipad cargando en casa. No voy a poder escribir mucho.

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (4)

Mochila regalo de 50 y Tag regalo para todos de Fernanda 1 (había 3)

Reglas claras conservan la amistad. Lo liberé de hacer como quisiera el tema de postular a upgrade y se nos dio. Mis cupones tuvieron valor y desde el vamos ligamos acceso al Premium de Latam.

El tramo a San Pablo es corto y no tiene aun diferencial de servicio, pero nos permitió el acceso al VIP de Ezeiza y al de San Pablo. Dejamos libres para la vuelta los accesos de Priority Pass, cada uno por su lado (José se queda con otro amigo y yo me voy unos días a ver a mis primos)

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (11)

Travel partners

En San Pablo, como hay tiempo, hago duchita. Nada mejor que eso para viajar tranquilo, no importa la clase en la que te toque.

El 777 es bastante viejo en sus asientos aun no renovados, pero está en condiciones.

El vuelo es muy tranquilo, y a la llegada como hay tiempo, pido pasar a ver la cabina. 4 pilotos (un poco hacinados me dio la sensación), pero muy simpáticos.

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (12)

Me puedo acostumbrar a esto

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (13)

Comienzo mixto para sobrevivir

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (14)

Se nota la edad de los asientos

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (15)

Cena liviana

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (16)

Desayuno potente

Ya comienza a sentirse la ansiedad. Pero esas primeras horas antes del Camino, son parte del próximo post.

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (20)

Las nubes juegan con sus sombras

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (18)

Visita a cabina de 777

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (17)

Bienvenida

Camino de Santiago Vuelo a Madrid Latam via GRD (23)

Torre de Barajas a la vista. Fin de los servicios

Dia siguiente Camino de Santiago – un año – día menos 1

Dos pequeñas perlas australianas

En realidad, podría decir dos pequeños ópalos, que es la piedra preciosa o semipreciosa, según la definición que encuentres, característica de Australia, pero tendría que entrar en más explicaciones. Imposible irse del país sin haberlos visto, ya que producen el 98% de todo mundo.

Luego del impacto positivo que fue visitar dos ciudades hermosas como Melbourne y Sidney (Sidney y Melbourne, el contrapunto), nos vendrían en la programación del viaje (una vuelta completa hasta la mitad de Australia), dos lugares que terminaron siendo altamente recomendables si andan con tiempo, y que se combinan perfectamente con el resto.

Kangaroo Island

Fue nuestro primer contacto franco con la naturaleza de este continente. En esta isla, de un tamaño bastante importante, ya que es la tercera del país, se pueden hallar paisajes únicos y una gran muestra de la fauna característica.

Lo primero que hicimos fue visitar una granja, donde pudimos empezar a distinguir a algunos, como el Emú, una especie de avestruz, más pequeño (en otro punto del país, probé el salame de emú) y los wallabies, que son como los canguros pero más pequeños y por lo tanto, no se los denomina de esa forma. Estos últimos se acercan un poco más, por tamaño son más dóciles y se pueden acariciar suavemente aunque son un poco ariscos. Sólo el pecho se dejaban tocar.

20190816_2229038100648369943848668.jpg

Emu, un ave parecida al avestruz

20190816_2229348812896627727704194.jpg

Wallabies

20190816_2230178169590160037079674.jpg

Le gusta pero no tanto

Luego nos fuimos a recorrer algunos puntos de la isla, que tiene varios paisajes característicos.

Kangaroo island - Australia

Flinders Chase National Park – Al fondo Remarkable Rocks

Por la costa llegamos al Flinders Chase National Park y la primera parada fue en Remarkable Rocks. Es una formación de piedras esculturalmente erosionadas por viento y agua, en lo alto de una formación granítica, muy fotogénica y que es considerada un monumento geológico.

Remarkable Rocks - Kangaroo island - Australia

Remarkable Rocks – Flinders Chase National Park

Remarkable Rocks - Parque Flinders chase - Kangaroo Island - Australia

Remarkable Rocks - Kangaroo island - Australia

Tomando dimensión del tamaño

Otra parada fue el Cabo de Couedic, otro monumento geológico, por la forma en que fue generado al retirarse el mar y formar acantilados, que debieron ser señalados con un faro (que siempre me atraen).

Faro Cap du Couedic Parque Flinders chase - Kangaroo Island - Australia

Faro de Cabo de Couedic – Kangaroo Island

Muy cerca de ahí, está otro producto de la erosión del viento y el mar, el Admirals Arch. En este lugar semiprotegido del viento se pueden observar además de una hermosa vista, las primeras colonias de lobos marinos que veríamos en la isla.

Admirals Arch - Parque Flinders chase - Kangaroo Island - Australia

Admirals Arch

Adentrándonos en el parque, llegamos a un lugar donde pudimos observar koalas, que abundan por la región. Este marsupial también (es decir, tiene la bolsa para la cría) pasa solo 4 horas despierto, ya que la base de alimentación es la hoja de eucaliptus, de muy bajo valor energético. Además tiene un cerebro muy chico que hace que no se salga de sus rutinas básicas. Es tan característico de Australia, que compite con el canguro.

Koala - Kangaroo island - Australia

Koalas en Kangaroo Island

Koala - Kangaroo island - Australia

Duerme 20 horas al día

Seguimos hasta encontrar una típica colonia de lobos marinos.

20190816_2237474717086963755414273.jpg

Lobos Marinos de Kangaroo Island

20190816_2236535218485323145292971.jpg

Cuanto más pequeño, más amigable

 

Otros puntos interesantes de la isla es un desierto llamado Pequeña Sahara, del que no tengo fotos pero que les aseguro que es igual al original.

Por la noche fuimos a ver algunas colonias de pingüinos cerca de Kingscote, donde nos alojábamos.

Si miran además el mapa, notarán que a pesar de ser una isla, estuvo unida al continente en algún momento y por ello su fauna no ha diferido tanto de lo que se encuentra en Australia en general.

20190816_2234281346222120570959807.jpg

Kingscote – Kangaroo Island

Adelaide, la hermana menor de las ciudades

Si bien es una ciudad de más de un millón de habitantes, transmitía una enorme sensación pueblerina, en el sentido de ser muy tranquila, con edificaciones mucho más antiguas que las que se pueden encontrar en Melbourne o Sidney. Probablemente esto hoy no sea válido tanto como en el momento de mi visita, pero seguro que mantiene cierto contraste con las otras ciudades.

20190816_2238308722360827037319536.jpg

Adelaide – Australia, con algun desfile en curso

20190816_2238581399764242608156242.jpg

20190816_2239354788322956330089232.jpg

Hotel The Austral – Adelaide

Es la menor de cinco (Sidney, Melbourne, Brisbane y Perth), y dejo a la capital Canberra fuera porque creo que pocos la conocen.

Uno de los puntos más interesantes es Glenelg, un barrio al sur de la ciudad, donde están las mejores playas de la ciudad y por lo tanto, es un lindo lugar para pasar el día.

20190816_2228007222732088189681233.jpg

Ayuntamiento de Glenelg

20190816_2226212052865063883160337.jpg

Glenelg

20190816_2226563900090583502903528.jpg

Los edificios antiguos tambien son caracteristicos de Glenelg

Se llega en tranvía y es una muy buena opción para pasar la jornada.

20190816_2227337667075027062298614.jpg

Glenelg, punto de llegada desde Adelaide

Un museo que visité acá y me voló la cabeza fue el Migration Museum. Totalmente dedicado a la historia de la inmigración en Australia y con comparativos de lo que sucedía al mismo tiempo en otros lugares del mundo. Y lo que me impactó fue la similitud de medidas de control y fomento, según el momento, que tuvo con Argentina. Ese aspecto para los que venimos de otras latitudes de forma similar es una muestra de lo distinto que puede ser la evolución de un país con otro, aun con las mismas reglas. No es para ponerse a detallar, sino para reflexionar que es lo que buscamos como sociedad.

20190816_2242024963457364499870339.jpg

Estacion de trenes de Adelaide

20190816_2241346109678710250913927.jpg20190816_2241026128729945735693718.jpg

Perlitas al fin

Probablemente no sean los destinos primarios de quien vaya para Australia ninguno de estos dos lugares, pero mi sensación fue que lejos están de ser una mala elección.

20190816_222505857629910166384086-2778034026-1566781283933.jpg

Jardín Botanico de Adelaide – Casa Tropical

20190816_2225438130716914595208272.jpg

Detalle interior de la Casa Tropical del Jardín Botanico de Adelaide

Kangaroo Island ofrece paisajes propios y cercanía a la fauna que las grandes ciudades carecen y es apenas un viaje corto desde Adelaide. Y esta a su vez ofrece calma frente al movimiento mucho más intenso de las otras ciudades, a pesar de ser una gran ciudad.

Un viaje de varios Caminos

Hace casi un mes comenzaba y ya parece que fue hace una eternidad. La aventura que generó @juanoflyer y que terminó con 62 peregrinos bajo el #ArgentinosenelCamino y el lema “juntos pero no amontonados” se va alejando en el tiempo.

Camino-de-Santiago-2019-48.jpg

siempre es bueno un alto en el camino para la foto

A la vez, esta semana sentimos que revive porque la bandera que usamos de identificación está haciendo de nuevo el Camino Francés, pero desde Saint Jean Pied de Port y a cargo de @ezequielalopez, quien tiene la delicadeza de usarla junto con el # en sus fotos. Nos hace sentir parte.

Pero una de las cosas que me fui dando cuenta de contar la experiencia, es que este viaje en particular fueron muchos caminos a la vez.

Tuvo etapas que se fueron sucediendo una tras otra y que de alguna forma, cada una en su nivel, me conmovieron.

Ya comenté que el viaje en sí se empezó a gestar un año antes y que pocas horas después de anotarme en mi cabeza en la primera reunión, ya éramos 4, al unirse en la cena de ese día José Luis, Adriana y Charly. Un tiempo después, se agregaría Lucía a nuestro grupito.

Ese año fue tranquilo, sin sobresaltos en nuestro caso.

Llegamos a Madrid para empezar a sentir que el Camino tenía entidad propia, que sin proponerlo, siempre te cruzabas con alguien, con respeto de los espacios. Así nos cruzamos con Los Aguirre y Lucía que llegaban a Barajas unos minutos después que nosotros. Y el toque final fue encontrarnos sin coordinar nada con Juano y Flor que llegaban a otra terminal, arriba del bus al centro. Las fotos de esto y la cena están acá http://raspandoelmapa.com/2019/04/14/semblanzas-del-primer-dia/

madrid 2019 (5)

Oso, símbolo de Madrid

madrid 2019 (1)

Parque del Buen Retiro

madrid 2019 (2)

Puerta de Alcalá

madrid 2019 (3)

Caixa Forum

madrid 2019 (4)

Jane Avril dejando el Mouling Rouge – Toulouse Lautrec

Madrid fue la primera conmoción. Esas escasas horas hicieron que después de una decena de años, tuviera una necesidad de visitarla tal, que en el próximo viaje ya estará incluida para sacarme el gusto. En una mañana hice una visita fugaz al Parque del Retiro, la Puerta de Alcalá y la Caixa Forum, que tenía una hermosa muestra de Toulouse Lautrec. En septiembre paseo de vuelta. Y además, con amigos del camino, porque Leandro (que me aclaró que no estudió en Rosario) ya va a estar instalado por allá.

El Camino seguía tomando forma y empezamos a copar Chamartín, estación de salida. Cuando hay un objetivo claro, no hay que arriar a nadie. Todos llegamos y nos subimos prontamente al tren a ocupar nuestros lugares, no hubo lugar para la foto inicial, que llegaría en Sarria.

camino de santiago 2019 (1)

Copando el coche comedor

Finalmente, el lunes 15 arrancaba el camino. Toda la energía, física y mental, estaba puesta en el arranque. Empezamos con el pie derecho. Y se mantuvo la onda todo el Camino.

Camino de Santiago 2019 (43)

Brindis sano la noche previa

camino de santiago 2019 (2)

Arrancando con el pie derecho

camino de santiago 2019 (3)

Para todos menos uno, el ideólogo, fue empezar a experimentar de que se trataba. Y seguramente, para cada uno terminó siendo algo distinto a lo imaginado. Charlas con algunos, ir solo, ir con amigos, ir con desconocidos, ir con gente de otros grupos contándoles de quienes se trataba, encontrarse con gente que ya sabía de nuestra existencia, fotos de arranque, del camino y de la llegada de cada uno de los 6 días.

Cada día tuvo su condimento. Tiene un matiz para definirlo. Después voy a tratar en otras publicaciones de contarlos.Camino de Santiago 2019 (49)Camino de Santiago 2019 (50)

Una de las cosas increíbles fue sentirse acompañado en todo momento por los mensajes de cariño de cualquier red.

Hacernos amigos, hacernos más amigos los que ya nos conocíamos, conocer un poco que te movilizaba, como eras, que te entretenía, ponerle buena onda, con los hijos hablar de sus padres o al revés, festejar juntos algo que pasaba, preocuparte de lo que le pasa a otro o dejarlo ir a su ritmo, que por algo será ese y hay que darle espacio.camino de santiago 2019 (10)camino de santiago 2019 (12)camino de santiago 2019 (13)camino de santiago 2019 (14)camino de santiago 2019 (15)camino de santiago 2019 (16)camino de santiago 2019 (21)

Algunos armaron lazos más fuertes y seguramente encontraron en otros el complemento perfecto de lo que fueron a buscar.

El Camino siempre nos juntaba. En un bar a tomar un café, o el Cola Cao de la mañana, o saliendo de uno recomendando que tomar, o donde sellar si era lindo, o avisando donde almorzar o cenar, o donde buscar el chupito “bajativo”. Porque la comida fue protagonista, ya lo saben.

camino de santiago 2019 (24)

sellando el pasaporte

camino de santiago 2019 (20)

Hora de chupitos

camino de santiago 2019 (19)

Juro que esas no eran nuestras

camino de santiago 2019 (28)

camino de santiago 2019 (30)

Entrando en calor a lo flashdance

camino de santiago 2019 (31)

Vas viendo como se desarrolla el Camino de cada uno, de los conocidos o de los que no. Hay tiempo para observar todo.

Es muy interesante lo que pasa alrededor, con los desconocidos. Ves gente que no tienen nada en común compartiendo charlas.

Camino de Santiago 2019 (47)

la señora se hablo todo con los ciclistas

camino de santiago 2019 (32)

yendo al pueblo en tractor

camino de santiago 2019 (29)camino de santiago 2019 (33)camino de santiago 2019 (26)

camino de santiago 2019 (23)

fuimos todos iguales

Y al final, cuando llegás a la Plaza del Obradoiro, donde tuve la suerte de estar varias veces antes, entrás con otra cabeza. Llegaste, estás muerto de ansiedad. En mi caso, además, ese día no paré a tomar nada y no me di cuenta hasta ahí.

A mí, la emoción me superó. Porque la pasé genial y porque pude ver la emoción de los otros. Nos seguía juntando el Camino. Si te quedaban dudas de por qué lo hacías o por qué lo hacía el otro, salían a relucir en ese momento. Si no tenía un sentido especial, aparecía solito. Yo me sentí parte de los abrazos sentidos de los otros en su círculo más íntimo. Si sabías el 10% de lo que los motivaba, entendías el 100% de las lágrimas.

Camino de Santiago 2019 (51)

Desde el Monte de Gozo, la primer vista de la Catedral

Camino de Santiago 2019 (52)

Solo 5 km con un viento que te vuela hasta la peluca

Camino de Santiago 2019 (53)

No quedaba nada

camino de santiago 2019 (35)

metros a plena gaita

camino de santiago 2019 (36)

Más hermosa que nunca

Camino de Santiago 2019 (54)

Llegamos

camino de santiago 2019 (38)

Ahí necesité estar solo. Me fui a dejar todo al hotel, cambiarme y renovar energía, más que almorzar. El Camino me volvió a cruzar con otros. Llegaba Lucía, que me dio tremendo abrazo y me agradeció simplemente el habernos conocido. No me lo olvido más.camino de santiago 2019 (34)

Cuando salía del hotel, en la puerta, me cruzo con el que fue el ultimo grupo nuestro en llegar. Hice de camarógrafo. Vi su alegría, y volví a vivir la emoción de llegar, apenas dos horas después de la mía. Por dentro estaba hecho trizas. Es llegar varias veces en un día. Un deja vu de los lindos.

Camino de Santiago 2019 (55)

La sorpresa en la puerta del hotel

Camino de Santiago 2019 (56)Camino de Santiago 2019 (57)

Camino de Santiago 2019 (58)

Ultimo set de flashes

 

El festejo de la noche fue hermoso para cerrar ese Camino. Sacar algunas fotos que no había habido en los días anteriores. Y cuando revisas, te das cuenta de que te olvidaste de hacer algunas.

Camino de Santiago 2019 (60)

Antes de entrar a ver el Portico de la Gloria

camino de santiago 2019 (39)

Los extremos se juntan

Camino de Santiago 2019 (61)

Los pequeños gigantes

Camino de Santiago 2019 (62)

Ellos: supercaminantes

camino de santiago 2019 (40)

camino de santiago 2019 (41)

Momento del conjuro de la queimada

Pero este viaje tenía otro Camino para mí. Encontrarme después de muchos años con mi familia, la que nació en Galicia. Ahí nomás, en Pontevedra. Y simplemente el poner que estabas yendo en el tren, hizo que Chantal me fuera a buscar a la estación, para que después nos empezáramos a encontrar de a uno en el Carabelas, un bar emblemático de la Plaza de la Herrería, donde mi prima Dori hace sus tertulias con amigas, parientes, colegas y quien pase por ahí. Tiene ese sabor pueblerino, donde uno le pregunta a los mozos si ella pasó y te responden.Galicia 2019 (30)

Mi Camino siguió en las visitas continuas a primos, primos y primos. Recordando historias que ya escuché, conociendo nuevas, porque transcurrieron en los 12 años que no estuve o porque antes no las había escuchado.Galicia 2019 (31)Galicia 2019 (33)Galicia 2019 (34)Galicia 2019 (36)Galicia 2019 (37)Galicia 2019 (38)

Los encuentros y charlas se suceden, se mezclan memorias de visitas anteriores, de los pocos días que realmente compartimos pero de los muchos lazos que existen. La mente trata de poner en orden pero es imposible procesar todo.Galicia 2019 (47)Galicia 2019 (48)Galicia 2019 (50)Galicia 2019 (51)Galicia 2019 (49)Galicia 2019 (39)20190427_233734.jpg

Se mezcla el primer Camino con este. La emoción de los recuerdos y de lo recién vivido te mantienen palpitando por encima de lo normal.  Y para colmo, por ahí pasa el Camino Portugués y sigo viendo las señales y los peregrinos, tirando un Buen Camino cada tanto.Galicia 2019 (32)

Galicia 2019 (26)

se vendra, se vendra?

Galicia 2019 (35)

El loro Ravachol

Galicia 2019 (17)Galicia 2019 (12)

Galicia 2019 (6)

el hórreo familiar

Galicia 2019 (3)

Galicia 2019 (1)

visitando la finca en la aldea de mis primos (son todos primos, más facil)

Como todo va y viene, volvemos a encontrarnos con Adriana y Charly, que se quedaron paseando cerca y obviamente, los “obligué” a visitar mis pagos. Que lindo es pasar un día con tus amigos de siempre en un escenario totalmente ajeno, pero a la vez, donde se supone que soy “local”.

Galicia 2019 (44)

yendo a Sanxenxo

Galicia 2019 (43)

la folleteria de los caminos

Galicia 2019 (42)

Galicia 2019 (22)

sesion fotografica

Galicia 2019 (21)

Las selfies familiares se van sucediendo. Todos entienden que tienen que salir, porque son esas poquitas que recuerdan lo que hicimos juntos.

Galicia 2019 (51)

los peques (ya universitario alguno)

Galicia 2019 (11)

Galicia 2019 (28)

La Peregrina y el Mundial de Triatlon

Galicia 2019 (23)

San Benito de Lerez

Galicia 2019 (24)

Rio Lerez

Me encantó ser mimado. Sentir que se algunos salieron de la modorra para ver al argentino. Que se hicieron un huequito en sus días normales para al menos intercambiar un beso y un abrazo. Y los que no llegamos a vernos, se entiende y me quedé con las ganas. Ya habrá oportunidad.

Fueron muchos Caminos juntos en un viaje. A Santiago, el mío, de mis amigos, del cada uno del grupo. En Pontevedra, al pasado, presente y futuro. Para mí fue toda una continuidad. Imposible separarlos. Con mucho más recorrido que los que haces cuando vas en auto. Porque estos caminos fueron de la emoción, que te lleva más lejos. Por eso, sepan entender los que me encuentran ahora: si se me entrecorta la voz cuando hablo del Camino, es porque fueron dos semanas enormes en la vida.

Galicia 2019 (20)

La Lanzada

Galicia 2019 (19)

A Granxa

Galicia 2019 (18)

Ria de Pontevedra

Galicia 2019 (16)

A Coruña

Galicia 2019 (15)

Ciudad Vieja – A Coruña

Galicia 2019 (14)

Playa del Riazor – A Coruña

Galicia 2019 (13)

A Coruña

Galicia 2019 (10)

Luminarias de Vigo

Galicia 2019 (9)

Plaza de la Constitución – Vigo

Galicia 2019 (7)

Museo de Pontevedra

Galicia 2019 (5)

Plaza da Leña – Pontevedra

Primer post del Camino dia a dia Camino de Santiago – Un año – El vuelo

Ya sé que es Buen Camino

Nunca imaginé hacer el Camino de Santiago. Ahora no me imagino por qué dejar de hacerlo.

Empiezo a escribir para tener las sensaciones frescas y vuelven las lágrimas de alegría de haber participado con muchos desconocidos hasta hoy de un camino que tarde o temprano te conmueve, ya sea por la amistad que se arma, por las historias propias, por las de los otros, por tu esfuerzo, por el cansancio, el dolor de músculos nunca usados, por la garra de algunos que hacen el camino propio y participan como si la energía sobrara a quienes evidentemente no la tienen porque la vida no los favoreció en ese sentido.

De golpe hoy, esperando el taxi para ir a tomar el tren a Pontevedra en la Puerta del hotel, que está en el comienzo del último kilómetro pude desear de nuevo un «buen camino» a una francesa mayor. Y ya sabes que no es una frasecita más.

Todos los miedos ya son pasado. Tenes una experiencia incorporada que no te la quita nadie. Compartí con quien quise hacerlo y estuve solo cuando lo necesité.

Agregué perspectiva y puntos de vista distintos al mío. Todos vamos por el mismo camino pero lo sentimos diferente. Y lo encaramos diferente. Y todos llegamos. Más tarde o más temprano. Sólo con tu mochila o ayudando a otros como hicieron mucho.

La frase «Juntos pero no amontonados» funcionó a la perfección y creo que todos respetaron los espacios de otros. Y todos terminaron contentos, señal que la locura de Juano tenia una percepción real.

Me llevo recuerdos. Historias de nuevos amigos y anécdotas a montones para los próximos 50 asados. Voy a ser monotemático un largo tiempo.

Hay gente buena todavia. Yo me crucé con por lo menos 60 en estos días.

Dia a dia el Camino Camino de Santiago – Un año – El vuelo

Semblanzas del primer dia

Son las 6 de la mañana y no puedo pegar un ojo.

Más que ansiedad es el cambio de horario. Lo venia previendo y no tome recaudos a tiempo. Habrá siesta larga en el tren.

Tambien puede ser que media tarde en Madrid llenó de adrenalina. Muchos años sin pasar por acá y con ganas de hacer muchas cosas en pocas horas.

No se puede todo. Ya desde el comienzo, 3 vuelos con peregrinos llegamos en forma bastante coordinada. Hasta el equipaje de dos vuelos salio por la misma cinta. Juano por venir de un vuelo europeo, nos abandonaba del encuentro aeroportuario ya que estaba en otra terminal.

Sin coordinarlo y después de un rato 6 que nos encontramos nos fuimos en el bus a Atocha.

Minutos después, el Camino los amontona como el viento. En la siguiente parada, nos sorprenden Juano y Flor subiendo como si nada

El viaje se hace super ameno contando las pavadas de 24 horas de abstinencia de redes por estar volando.

En Atocha cada uno parte para su hotel y nosotros despues de una rápida ducha para estar presentables en el encuentro partimos hacia la Puerta del Sol para hacer un poco de turismo típico antes de la famosa primer cena.

Madrid esta hermosa. Primavera perfecta. Ambiente. La multitud no me agobia. Da vida.

Plaza Mayor

Llega la hora del encuentro en el Museo del Jamon. Los primeros en llegar somos los del vuelo de hoy.

Minutos después ya es un caos de Saludos, reconocimientos y entendibles «vos eras…?» Somos muchos desconocidos aun.

Mesas de 4. Mi grupito es de 5. Salgo sorteado a conocer nuevos. Primero Mercedes y Pedro Juan (tiene una historia ese nombre y no la voy a romper), un matrimonio no matrimoniado que vive en Madrid y que quizás se querían asegurar en que se estaban embarcando. Solo pasaban a saludar. Son los argentinos truchos les digo. Se los tuve que explicar. Se sorprenden de la cantidad de mujeres del grupo y se relajan empezando a contar sus historias personales. Se relajan tanto que cambian de idea y Se quedan a cenar (sere un buen convencedor?)

La mesa se completa con Leandro, un nicoleño que estudio en Rosario (dato importante se sabe) y que se acaba de radicar en Madrid para hacer de avanzada de su emprendimiento tecnológico. De los que ojalá sirvan para salvar a nuestro país. Tambien cuenta su historia y como se unió a la movida. Es de los últimos en unirse pero será de los primeros en llegar ya que es muy joven aun.

Hubo discurso de Juano por aclamación. Imposible negarse. Un grupo escolar de adolescentes que compartían el salón con nosotros hizo respetuoso silencio. Tambien hubo palabras del primer cumpleañero; Alberto, que nos emociono mucho con lo que significaba haber podido llegar hasta aqui con toda su familia.

Hubo reparto de regalos. Algunos se han tomado muy en serio su participación y los flojitos de idea sepan que estamos agradecidos. Serán de los mas honestos recuerdos del camino.

Ansiedad o no de por medio, esto ya arrancó. Ante cada publicación, llega mucha energía de amigos y seguidores entusiastas de este cachito de argentinos y no tanto, que vamos juntos pero no amontonados por una semana.

Mi Camino de Santiago

A Santiago voy ligerito caminando

Y con mi paragüitas por la si la lluvia

Me va mojando

DSC03540

Santiago ya te vamos a visitar y abrazar

Cuando era chico, no había iPod, iPad, Spotify, celular, ni cable. Nada transportable para que cuando íbamos a pasar la nochebuena o año nuevo a lo de mi abuela paterna, la gallega, pudiéramos distraernos los más chicos (aunque yo soy el mayor de todos los locales).

Siempre terminábamos apelando a unos discos raros, de los chiquitos y agujeros grandes que requerían un adaptador para que la púa no lo rayara.

Uno era de Los Tamara, con “A Santiago Voy”. En ese momento, no tenía idea de que era Santiago, menos del Camino.

14 de abril de 2018

Ese sábado fue la primera reunión de la locura que empezó a generar la cabecita de @JuanoFlyer. Fui solo aunque, según sus cuentas, éramos 17. Incluía a Margarita, la mamá, que lo había acompañado en la primera aventura el año anterior. No estaba en mis planes en forma segura, pero al menos la iba a pasar bien.

20180414_190452

Mama Flyer con sus redes

En la misma reunión, en mi cabezota, terminé de decir que sí. Pero ni se podían sacar los pasajes aún.

Me fui a pasar un rato antes de una cena con 3 amigos, haciendo tiempo. Y buscando las fotos de ese día me encontré esto.

20180414_202546

14 de abril de 2018 – Dia groso en todo sentido

En la cena cuento lo que hice a la tarde. Adriana y Charly enseguida dijeron que les encantaría hacerlo. José le gustó la idea. Hoy son parte de la troupe.

Me fui a hacer mi viaje por la Costa Oeste, ese que pareció de dos años enteros según comentan por ahí.

A la vuelta, 4 días después de volver, emití

Se nos sumó Lucía, amiga de José. Y parte de los que van confirmando, nos vamos conociendo.

A una semana de comenzar nuestro vuelo, somos 60. Algunos ya están paseando por allá. En mi caso, el paseo será posterior. A Galicia no voy desde 2007. A algunos primos los he visto en este tiempo, pero son la minoría. Y llegar como quien llega a casa, es una bendición. Así que la semana posterior será de andar por ahí recuperando charlas. Pasan muchas cosas en 12 años. Además, algunos de los chicos se quedan por ahí, como no volver a vernos horas después de haber pasado una semana intensiva de amistad.DSC03756

DSC03612.JPG

Nos vemos prontito

El Camino cada uno seguro lo hace con intenciones diferentes, incluso mis amigos. No hemos charlado que lo mueve a cada uno. La experiencia nos unirá seguro.

Mientras la tensión, se siente en el chat (y eso que no están todos). Pero el lunes 15, un año y un día después de la primera reunión, cuando demos el primer paso, seguro algún lagrimón mezclado con euforia aparecerá por ahí. A mi ya se me nublan los ojos. Lo admito.

Esta semana esta canción me refrescó la niñez y le dio otro sentido a mi Camino de Santiago.

Volviendo de San Francisco a Buenos Aires


Cuando armaba el regreso del viaje después de recorrer toda la costa oeste de EEUU, una gran decisión de costo y tiempo fue la vuelta final.

Dejar el auto que había recogido en Los Angeles en otro estado, tenía una penalidad de 800 a 1000 dólares. De ninguna manera.

Otra era devolverlo en San Francisco, ya sin penalidad, pero que implicaba sacar un aéreo más, con valija extra y horarios no coordinados, que implicaban un par de horas adicionales en el aeropuerto. Unos 400 dólares

salida san francisco a los angeles (4)

No es Disney ni Tucuman

salida san francisco a los angeles (1)

Puente de la Bahia

salida san francisco a los angeles (2)

Puente San Francisco Oakland

salida san francisco a los angeles (3)

Ingresando a Oakland

Por eso definí finalmente manejar desde San Francisco hasta el aeropuerto de Los Angeles. Son unas 6 horas, con un paisaje que ya conocía, pero el ahorro económico me tentó.

En este tramo descubrí una parada con unas vistas en Interestatal 5, muy interesantes, que realmente valio la pena.

ruta san francisco los angeles (4)

Interestatal 5

ruta san francisco los angeles (3)

Interestatal San Francisco Los Angeles

ruta san francisco los angeles (2)

ruta san francisco los angeles (1)

Techo para animales

Cruzar nuevamente las montañas al norte de Los Angeles, fue toda una experiencia. Son de las subidas suaves más largas que he hecho y además, el trafico en un tramo va al revés, porque las pendientes lo favorecían (aunque se ve a lo lejos).grapevine i5 (3)grapevine I5 (2)grapevine I5 (1)

getty museum

Museo Getty

Pasando por Santa Mónica fue el peor tramo de trafico, pero Waze no defraudó y llegué con el tiempo adecuado.

Luego de devolver el auto, me dirigí a la terminal donde en Latam, me atendieron muy correctamente y rápido, dado que tenía asiento en Premium Business.

tom bradley airport (2)

Tom Bradley Airport – LAX

tom bradley airport (3)

Haciendo Check in en Premium Business Latam

El aeropuerto es entretenido y con muchos comercios, pero me fui al Lounge de Qantas, que es el compartido por Latam.

tom bradley airport (6)

LAX – Hall de check in

tom bradley airport

Tom Bradley International departures

tom bradley airport (10)tom bradley airport (8)

tom bradley airport (7)

Torre multimedia

tom bradley airport (4)

destinos multiples

tom bradley airport (1)

qantas lounge lax (1)

Ingreso al Lounge de Qantas

Lo primero que pedí fue el acceso a las duchas. Fue inmediato y acompañado por personal, super amable preguntando si me hacía falta algo en particular. Es de las mejores cosas que se pueden hacer después de todo el día disfrutando o viajando, para encarar un vuelo nocturno.qantas lounge lax (4)

Renovado, recorrí un poco. Es muy amplio, con muchas opciones de comida, de las habituales, pero siempre presentes. Lleno de gente, no es ruidoso, seguramente por buena elección de materiales.

qantas lounge lax (15)

Muchos rincones para buscar el propio

qantas lounge lax (2)qantas lounge lax (10)

qantas lounge lax (9)

Muy buen bar

qantas lounge lax (7)

qantas lounge lax (8)

Los avisos de las aerolineas participantes del Lounge

qantas lounge lax (6)

tom bradley airport (5)

Vista desde el Salón

Lo que más me sorprendió, es la buena onda general. En el pico de gente, salieron primero carros con pizzas (espectaculares), ofreciendo a viva voz (sin molestar) e invitando a consumirlas, ya que estaban recién horneadas.

qantas lounge lax (13)

Carro de pizzas

qantas lounge lax (12)

Prueba del delito

qantas lounge lax (14)

Anuncio de tacos

Al rato, aparecieron los tacos. Ya los pasé por alto, pero me encantó que le quitaran la falsa  solemnidad que tienen la mayoría. Creo que es parte de misma amabilidad australiana que disfruté muchos años atrás.

El mejor lounge que visité hasta hoy, pero por servicio y desconstracturado.

Cuando finalmente me tuve que dirigir al avión, un 787, a nuestro lado estaba un 380 de China Southern Airlines, que siempre me impacta por tamaño, pero que realmente no luce nada con el livery para mi gusto.

tom bradley airport (9)

A380 de China Southern

vuelo lax lima latam (4)

Cada vez que puedo optar por el 787, lo hago. Disfruto de los detalles del avión y en la cabina Premium Business de Latam, entre las opciones a mi alcance (millas en este caso), ni lo dudo.

De la cena opté por una sopa de champignones y queso brie de entrada y una ensalada de langostinos marinados. No por light, sino por lo que venía ya comiendo. Postre, helado si hay disponible, de Häagen Dazs en este caso. Vino tinto, opté con un Catena y agrego, los brasileros no hacen buenos champagnes. Por más que quieran poner algo de cada país principal de la línea, los vinos no son el fuerte del país vecino.

vuelo lax lima latam (5)

Interior de Premium Business

vuelo lax lima latam (3)

Adios manga

vuelo lax lima latam (1)

Asiento 1A

vuelo lax lima latam (2)

vuelo lax lima latam (6)

Entrada

vuelo lax lima latam (7)

Plato principal

vuelo lax lima latam

El 787 una vez llegados a Lima

Siempre alguna película y a dormir luego.

La llegada a Lima me regaló unas vistas hermosas de la cordillera sobrepasando las nubes.

DSC09877

La Cordillera llegando a Lima

DSC09879

Al bajar crucé el famoso A319 en el que viajó el Papa en su visita a Chile. Sigue ploteado.vuelo lima EZE latam (11)

La escala de 4 horas tiene el problema que Latam no tiene salón propio. Ya había probado a la ida el cupón para usar en algunos restaurantes, por lo que opté ir al Lounge de Priority Pass.

aeropuerto lima vip priority pass (3)

Lounge contratado para Priority Pass

aeropuerto lima vip priority pass (8)

Primo de Quiz

Lamentablemente estaba a full. Cola para entrar (aunque no tardé tanto). Muy chico, desesperados todos por ver algún partido del mundial que ni recuerdo, preferí encontrar una mesa en un pequeño patio.

La atención al menos era esmerada, aunque la infraestructura insuficiente (el wifi andaba mal incluso). Recordaré mi visita por probar la Inca Kola. Nunca más.

aeropuerto lima vip priority pass (4)

Priority Pass no da para mas

aeropuerto lima vip priority pass (6)aeropuerto lima vip priority pass (5)

aeropuerto lima vip priority pass (1)

La última Inca Kola de mi vida

El último tramo fue en 767, como en todos los anteriores, en el asiento 1A, lo que dudo volver a repetir tan fácilmente.

Para ir llegando a casa, elegí un asado de tira al Malbec. Mas bien hecho en cocción lenta y la verdad, sabroso. El cheesecake no tanto.

vuelo lima EZE latam (12)

El 767 para el último tramo

vuelo lima EZE latam (13)

El espacio del 1A

vuelo lima EZE latam (14)vuelo lima EZE latam (1)

vuelo lima EZE latam (2)

Majo me persigue

vuelo lima EZE latam (4)

Siesta en cama bien tapado

vuelo lima EZE latam (5)

Muy buen almuerzo

Llegué al atardecer de Buenos Aires, y había tan poca gente en Ezeiza, que ni siquiera tenía sentido usar el nuevo sistema de migraciones. Para la próxima.

vuelo lima EZE latam (6)

Llegando a Ezeiza

vuelo lima EZE latam (7)

Siempre es lindo volver a casa renovado

vuelo lima EZE latam (9)

Migraciones libre

Todo funcionó bien. Disfruté un excelente lounge a la partida. La escala en Lima volvió a ser opaca.

La elección de la forma de volver me resultó. Fue el cierre de un hermoso viaje. Y ahorré muchos dólares para seguir en el próximo

Mis tres pueblos de Alsacia

En 2016 compaginamos con unos amigos un encuentro en Europa. Aproveché para que previo al encuentro, pudiera recorrer algunos puntos de Francia que no había podido incluir en http://raspandoelmapa.com/2018/03/26/tour-de-france/

Luego de pasar por Metz, Nancy y Strasbourg, y antes de llegar a Freiburg en Alemania, dediqué el día a recorrer tres pueblos de ensueño de Alsacia: Riquewihr, Kayserberg y Colmar. Muy cercanos entre sí y con vistas y construcciones increíbles. Como toda la región, tiene una mezcla franco-germana muy especial

Riquewihr

Realmente es un pueblo mágico. Tiene menos de 2000 habitantes. Sus casas entramadas y plenas de color, en perfecto estado de mantenimiento, la convierten en un cuento mágico.

DSC03467

Riquewihr – Hotel de Ville – Ayuntamiento

DSC03468

La bienvenida a Riquewihr

DSC03479

Rue du General De Gaulle – Riquewihr

DSC03480

Casas del siglo XVII – Riquewihr

Está en plena ruta del vino de Alsacia, por lo que apenas saliendo de la muralla, cruzando la calle, se ven los viñedos de la zona.

DSC03486

viñedos al lado de Riquewihr

Las casas fueron pensadas para la producción y almacenamiento de vino, con sótanos que hoy se transformaron en lugares de cata de los Riesling locales, así como de otras delicias, especialmente quesos.

DSC03518

Sotano de venta de quesos

El pueblo en sí se recorre en un par de horas. Hay un parking cómodo en la entrada y por lo menos a mí, no me tocaron aglomeraciones humanas.

DSC03489

Rue du General de Gaulle – Riquewihr

DSC03479

Calle principal – Riquewihr

DSC03481

Casas entramadas en madera – Riquewihr

En su calle principal, los bares y restaurantes te llaman a tomarte una pausa (y un tentempié)

DSC03508

Muchos lugares para disfrutar vinos y la comida local

DSC03472

Hoteles y restaurantes para conformar a los turistas de Riquewihr

La muralla aún se puede distinguir.

DSC03492

Casas construídas sobre la vieja muralla medieval – Riquewihr

Una gran idea para viajar en el tiempo es salir de la pintoresca calle principal y adentrarse en los recovecos del pueblo. Tienen la magia del silencio y la tranquilidad de ausencia de movimiento.

DSC03515

Viñedos al final de la calle

DSC03513

La vida a una cuadra del centro turistico – Riquewihr

DSC03507

Aun lo menos visitado mantiene el espíritu del pueblo

DSC03503

DSC03493

Entrada trasera de Riquewihr

DSC03487

Desagües y zuecos

Hay varias bodegas y por supuesto, bastante oferta gastronómica, pero no fue la idea del viaje en esta ocasión.

DSC03517

Carruaje a la entrada de una bodega – Riquewihr

DSC03495

Hotel en casa del siglo XVII

Preferí disfrutar de todas las casas del siglo XVII en su máximo esplendor.

Kaysersberg

Probablemente, viniendo de la joya anterior, te puede llegar a parecer poco Kaysersberg. Pero hay que disfrutarlo igual.

DSC03553

Calle principal – Kaysersberg

Es un pueblo claramente más grande, pero por suerte esta peatonalizado, por lo que hay que dejar el auto en las afueras y disfrutar del lugar.

DSC03530

las cigüeñas son parte del paisaje

DSC03570

cementerio al lado del parking – Kaisersberg

Como todas las villas de Alsacia, está rodeada de las colinas de los Vosgos con sus viñedos.

DSC03572

Vinñedos en los montes Vosgos

Sus casas también son del siglo XVII mayormente pero sus orígenes son romanos, por su ubicación estratégica entre la antigua Galia y el valle del Rhin. Era llamada la Montaña del Emperador (Caesaris Mons)

DSC03569

Detalle de herreria en Kaisersberg

DSC03566

Pozo de agua transformado en cantero – Kaisersberg

DSC03565

Hotel de lujo con viñedo propio al fondo – Kaisersberg

DSC03563

DSC03556

Fuente frente a la iglesia principal

DSC03552

Nunca falta un lugar de té

DSC03551

Colores en todos los detalles

DSC03550

DSC03549

La hora de la siesta puede ser sagrada también en Francia

DSC03548

DSC03546

Mediateca de Kaisersberg

DSC03543

IMG_2438

La gente va volviendo a caminar al pasar la tarde

DSC03535DSC03533

Está atravesado por un arroyo llamado La Weiss y hacen un fuerte control de todo tipo de reciclado.

DSC03528

Sin ser vistoso, el ruido del agua da una paz adicional

DSC03537

DSC03538

El establo junta todas las artesanias del pueblo – Kaisersberg

DSC03541

Humor, necesidad y reciclaje ficticio – Kaisersberg

Colmar

Llamar pueblo a una ciudad de 70000 habitantes es como una contradicción. Pero la calma en la que se mueve la misma permite no alterarse en lo más mínimo.

DSC03624

Plaza Unterlinden – Colmar

Comencé con la visita al Museo Unterlinden, que está en un monasterio del siglo XIII, y que no apabulla con una hermosa colección de arte religioso principalmente

DSC03581

Museo Unterlinden – Colmar

DSC03583

El museo está alojado en un convento del siglo XIII

DSC03592

Altar de Insenheim – Museo Untenlinden – Colmar

DSC03587

El arte religioso prima en toda la colección del Museo Untenlinden

DSC03600DSC03608

DSC03618

El último piso del museo es para muestras más contemporáneas

Satisfecho por el corte, recorrí la ciudad vieja, hoy centro comercial. Las casas mantienen las características de los pueblos anteriores, pero tiene algunos toques de modernidad que no alteran el resultado.

DSC03625

Ciudad Vieja – Colmar

DSC03627DSC03629

DSC03635

Eglise des Dominicains – Colmar

DSC03636

Sombrerería – Colmar

DSC03640

DSC03641

Place de la Montagne Verte – Colmar

Muy cerca, está la Petite Venise (Pequeña Venecia). Un barrio atravesado por canales que era antiguamente ocupado por curtiembres.

IMG_2445

La Petite Venise – Colmar

DSC03653

Zona de curtiembres hasta el siglo XIX – Colmar

DSC03654

Bares y restaurantes reemplazan los viejos talleres – Colmar

DSC03666

DSC03667

Iglesia de San Mateo – la Petite Venise – Colmar

Cada rincón sirve para tomarse un break o disfrutar de la producción local.

Comparten la pasión por los espárragos con los alemanes.DSC03663

DSC03661

Temporada de espárragos en los mercados – Colmar

DSC03650

Marche Couvert de Colmar

Como nota de color, aquí nació Bartholdi, el escultor de la Estatua de la Libertad.

Al caer la tarde emprendí el camino hacia Freiburg, del otro lado de la frontera, pero probablemente en otra visita, me quede al meno una noche para disfrutar aun más de los secretos de la región y de la iluminación de Colmar por las noches, que dicen, es especialmente hermosa.

 

Portugal, la tierra del fado

Visité Portugal en 2007, luego de recorrer todo el norte de España desde Barcelona. En auto, por supuesto.

En el viaje empecé a apreciar el fado. Una música que es melancólica a priori, pero que en realidad expresa la saudade de Portugal, un sentimiento afectivo, de amor a distancia en el tiempo. Es definido como el bien que se padece y el mal que se disfruta. Algo tan compartido con Galicia, que se entiende rápidamente, no entristece, y te envuelve suavemente a medida que lo recorrés y lo vas conociendo. Y casi lo entiendo como el país que añora lo que no pudo ser.

Al ingresar por el norte, desde Lugo y Pontevedra, el primer punto de parada fue Porto, la que ya había visitado desde Pontevedra pero nunca me había quedado.DSC02927

Es la segunda ciudad del país, pero solo tiene 300.000 habitantes. Su centro es la Praca da Liberdade, característicamente en desnivel, ya que todo lleva a la orilla del Duero.

El Ayuntamiento preside la plazaDSC02928

La Estación de Sao Bento me regaló los primeros mosaicos en blanco y azul, característicos de todo Portugal.DSC02967

Las iglesias son parte del centro histórico, como la de Carmo, con más azulejos en su exterior.DSC02935DSC02936

A su lado está la iglesia das Carmelitas y medio de estas dos, la casa más estrecha de Portugal.DSC02941

Y la Iglesia y la Torre dos Clérigos, la más alta de todo PortugalDSC02932

La bella librería Lello & Irmao

Luego se termina por la ribera, Cai da Ribeira, desde donde se puede observar el puente construido por la empresa de Gustaff EiffelDSC02983DSC02984

Tiene innumerables edificios y rincones para disfrutar.

Luego siguió un breve paso por Guimaraes, primera capital por breve lapso, durante la reconquista de los moros.DSC03010

Se destaca el Palacio de los Duques de Braganca y el CastilloDSC02989DSC02994DSC02996DSC02998DSC03001DSC03026

La siguiente parada fue Coimbra, segunda capital del Reino de Portugal durante más de un siglo.DSC03062

Se destaca su universidad, la más tradicional del país, en la cumbre de la colina.DSC03058

Entre las iglesias, la de Santa Cruz y la Catedral Nueva

Siguiendo hacia el sur, el Castillo de Leiria invita a una visita. Fue una de las fortalezas moras más importantes.DSC03068DSC03099DSC03091DSC03088DSC03092DSC03100DSC03105DSC03108DSC03109DSC03113DSC03114DSC03116DSC03127

Fátima impacta por su historia, tan conocida como simple, y su esplanada, donde se pueden juntar, dicen, un millón de personas.DSC03130DSC03132DSC03133DSC03136

En Tomar, el Convento de Cristo, fundado en 1162, fue el centro central de la orden de los Caballeros Templarios.DSC03142DSC03161DSC03149DSC03146DSC03151DSC03145DSC03162DSC03163

Antes de rumbear a Lisboa, me desvié hacia Evora, cuyo casco histórico es patrimonio histórico, ya que tanto árabes como romanos dejaron su impronta en el mismo.DSC03180DSC03187

El templo romano es del siglo II, sin certeza de a quien estaba dedicado, y fue usado para ejecuciones de la Inquisición y como matadero posteriormente. Es el monumento romano mejor conservado del país.DSC03210DSC03176

La Catedral se comenzó a construir en el siglo XII, luego de la reconquistar la ciudad a los moros.DSC03183DSC03192DSC03195DSC03205

Otro bello edificio es la Universidad.DSC03214DSC03219DSC03217

Pero el que más llama la atención es la Capela dos Ossos, Capilla de los Huesos. Obviamente impresiona al tener las paredes cubiertas por los restos de más de 500 monjes. Pero hay muchas frases que recuerdan, con fino humor negro, la mortalidad del ser humano. La mejor de todas es la que nos recibe: Nos ossos que aquí estamos, pelos vossos esperamos (Nosotros, los huesos que aquí estamos, por los vuestros esperamos). Esa macabra bienvenida, baja la ansiedad de quien la visita y ya deja una buena enseñanza.DSC03231DSC03232DSC03234DSC03239DSC03241DSC03235DSC03236DSC03237DSC03242

También la ciudad cuenta con murallasDSC03246

Finalmente, Lisboa, hermosa capital del país.DSC03452

Tantas imágenes que es casi imposible resumir sus barrios principales: Alto, la Baixa, Chiado, Alfama.DSC03305DSC03459DSC03455DSC03273DSC03272DSC03259

Su distribución es distinta a las antiguas ciudades europeas. En 1755 un terremoto la destruyó casi por completo y fue reconstruida según las directivas del Marqués de Pombal. Por ello tiene la distribución más cuadriculada y menos edificios históricos. A ello se agrega que en 1988, un incendio destruyó gran parte del Chiado histórico, el barrio más romántico de la ciudad.DSC03469

Asi y todo, no pierde belleza. La Plaza de Comercio sobre el río Tajo parece el comienzo de la ciudad de la margen norte.

DSC03266DSC03475DSC03474DSC03265DSC03253DSC03250Conserva el elevador de Santa Justa, que permite una vista de la ciudad desde la ciudad misma.DSC03440DSC03258DSC03310

Otra alternativa es el Castillo de San Jorge que domina desde lo alto de las colinas de Alfama la ciudad, con las mejores vistas a la Baixa y Barrio Alto.DSC03303DSC03297DSC03286DSC03282

Se puede subir en tranvía y bajar caminando para aprovechar el envión y visitar Alfama.DSC03444DSC03455DSC03313

El Panteón Nacional está en la Iglesia de Santa Engracia, la mayor de la ciudad, que se inició en 1682 y se terminó en 1966.

No quiero dejar de destacar el Museo Gulbenkian. La colección pertenecía a un magnate armenio que durante la Segunda Guerra, buscó refugio para la misma y el país fue el que le brindó las mejores condiciones de seguridad, así como facilitarle un palacio para exhibirla. La entrada es gratuita.

Desde Lisboa se accede fácilmente a Belem, con la torre que custodia el rio (y los pasteles) y Estoril, un balneario que fue refugio de posguerra de la aristocracia europea.

Retomando hacia el norte, cercano a Lisboa, se encuentra el Palacio de Queluz, de estilo rococó, convertido en museo pero que aun se usa para agazajos oficiales. El palacio está en perfecto estado, data del siglo XVIII y sus jardines merecen una visita equivalente.

Más lejos pero fácil de visitar por el día, está Sintra. Alli se encuentra el Palacio Nacional, que era la residencia de verano de los Reyes, construido por los musulmanes pero reformado en el siglo XIV ya en dominio portugués.DSC03382

Las ruinas del Castelo dos Mouros permiten una vista elevada de la región.

El Palacio da Pena es una construcción ecléctica, que remite a lo kitsch, construido en 1840.

Sobre el mar, se encuenta el Cabo da Roca, que es el punto más occidental de Europa.

Como pueden apreciar, Portugal contiene mucha historia, hermosos edificios y de la gente más amable que se puede encontrar en Europa. Su saudade te va a terminar envolviendo y vas a disfrutar de su amor por las tradiciones, su cultura y su comida. No vas a poder definirlo exactamente como, pero vas a sentir que te enamoraste de este país.

17 millas y una yapa

Hace una semana te contaba de Carmel en esta publicación http://raspandoelmapa.com/2018/07/09/home-by-the-sea/ y mencionaba que de ahí había dos actividades entre otras, para realizar: visitar el camino de las 17 millas y Monterey.

Vamos por el camino primero. Se trata de una ruta que une Carmel y Monterey, bajo administración privada. La entrada cuesta USD 10.25 y es solo para autos. No se admiten motos, y los peatones y bicicletas (hay muchos que hacen este recorrido) no pagan.DSC05922

Dicen que tiene exactamente 17 millas y que su punto más famoso, el Ciprés Solitario, está a mitad de camino.DSC05886DSC05880

Este árbol está en un promontorio separado de la costa, pero pegado a ella. Hay un mirador para verlo en forma perfecta de varios ángulos. Dos advertencias: es uno de los árboles más fotografiados del mundo, algo así como la Gioconda de los árboles, por lo que no esperen estar muy solos ni conseguir una foto exclusiva.

De todas formas, es un ejemplar de más de 250 años, muy característico, increíble el lugar donde se desarrolló y vale la pena la parada para disfrutar un momento con otros viajeros. Con suerte, tendrán unos cinco minutos antes de que llegue el siguiente tour.

Pero el resto de camino también vale la pena y es por lo que hay que hacerlo con tiempo. Hay muchos miradores en acantilados, accesos a playas de arena muy blanca y fina, similares a Carmel, casas espectaculares que se pueden ver desde el camino.DSC06015DSC05985DSC05958DSC05876

Un punto muy atractivo y que fue el más me gustó personalmente fue Bird Rock Vista Point. Es una especie de rambla, donde si bien paran muchos para pasar el rato, es tan amplia que podés tener tu momento a solas en algún banco.DSC05928DSC05931

Hay un promontorio muy cerca de la costa, donde los lobos marinos trepan para descansar y desde la orilla se los escucha perfecto y uno con la cámara o un largavistas trata de divisarlos cuando suben, tan torpes como ágiles. Recomiendo pasar un rato descansando por ahí.DSC05890DSC05938DSC05950DSC05955DSC05956

Dado que lo recorrí en sentido Carmel-Monterey, el primer sector es el boscoso y de costas más altas y el final es de playas más abiertas y vegetación baja. Hay además un sector de bosques que se puede visitar (The Crocker Cypress Grove) que estaba temporariamente cerrado por algunas reformas. Suele suceder.DSC05907

Otro punto destacado es Spanish Bay, una playa en forma de bahía con varias paradas que valen la pena, como Restless Sea (donde el mar golpea las rocas y tratás de sacarle a la ola más llamativa), la playa en sí, muy rocosa, pero con muchas aves, y el faro, que está más tierra adentro, pero al que siempre es lindo acercarse.DSC06026DSC05977DSC06015DSC06018DSC06030

Todo este recorrido está acompañado de campos de golf, que se cruzan en el camino (de hecho, hay varias advertencias de cruces a nivel con los carritos) y que incluso llegan a la orilla del mar.

El más reconocido es Pebble Beach, muy cerca de la entrada de Carmel. Ahí ya están preparando todo para el USOpen 2019 que se jugará por sexta vez en esa cancha. Es el que más veces lo ha recibido (va rotando todos los años).

Como el Club House es parte de un resort, se puede estacionar y pasear por el camino que une los hoyos y apreciar las casas y links en forma directa. Si lo hacen durante el próximo año, reconocerán después en la trasmisión los lugares. Vale la pena por la vista.

Además, tiene un bar y restaurant, no extremadamente caro, donde de si la consumición supera un mínimo de USD 35, se puede usar el ticket de entrada del auto para compensarlo como parte de pago.

Hay también un pequeño centro comercial, muy dedicado al golf obviamente, y un pequeño mercado, donde se puede comprar todo lo necesario para almorzar en cualquier lugar del recorrido. La oferta de vinos es lo más importante, así como muchos productos japoneses, por si quieren curiosear.

Cuando se va llegando al final, uno llega al Parque Lovers Point, ya ingresando a Monterey.DSC06043DSC06033DSC06031

Desde ese momento se puede apreciar la diferencia entre Monterey y Carmel. El primero es un puerto pesquero básicamente y el segundo un balneario de hermosas playas. Por eso es que Monterey se ha ido transformando de una enlatadora de pescados en un base de descanso para visitar este tramo de la Ruta 1, incluso hasta Big Sur.

El Canery Row es el sector de las viejas procesadoras de pescado, que fueron quedando obsoletas y que se transformaron en un acuario (que no visité) que dicen muy recomendable para chicos, comercios de los más diversos gustos, y hoteles de todas las categorías posibles.DSC06050DSC06057DSC06054DSC06051DSC06059DSC06065DSC06071

Es una ciudad para pasear tranquilo, entretenerse con la oferta gastronómica y si uno prefiere gastar menos, definitivamente alojarse en alguno de los hoteles más alojados de la costa. Las distancias son cortas, el transito es totalmente manejable y Carmel por la ruta directa está a menos de 5 millas.

Justo el día que pasé por la tarde había un mercado, de los que crucé muchos en este viaje, donde te podés mezclar con los locales, que salen a disfrutar del buen clima, comer algo distinto a lo habitual, y tomar unas cervezas con amigos.

Por suerte, viajar sin tanta planificación ajustada, te permite salir del cronograma sin atrasarte y disfrutar.

Primer viaje escribiendo

Hasta ahora vengo escribiendo sobre lugares que recorrí anteriormente. Tengo la suerte de haber recorrido mucho, como menciono en https://wordpress.com/post/raspandoelmapa.com/94 que por primera vez, tendrá una actualización (en él no incluyo los asiduos viajes laborales)

Por primera vez que voy a tener la posibilidad de escribir de un viaje en curso.

Supongo que serán posts cortos, como este, pero probablemente más vívidos. Tengo la intención de que queden muchas cosas para escribir después.

Hago la Costa Oeste de EEUU, con un cruce de frontera para ir a Vancouver, Canadá.DSC07276

Todo será en auto. Desde que llegue a Los Angeles hasta el día de regreso de ahí.

El viaje ya tiene algunos condimentos novedosos para lo que hacía habitualmente:

  • Uso Rentalcars.com en lugar de arrendar directo en una locadora.
  • Alquile dos departamentos por Airbnb
  • Debut también para Hoteles.com para algunas noches (no llego a las 10 como fue mi intención para ya usarlo en otro viaje este año)

El vuelo es con millas por la últimamente estremecedora Latam. Lo que en el inicio fue una alegría (viajar en el asiento 1A, parcialmente en el 787), hoy se transformó en un mar de dudas y ansiedad, ya que todavía no aparece el aparato programado en Tripcase, todas las semanas leo sobre un nuevo 787 que bajan de servicio por las fallas de sus turbinas y aparece la posibilidad que me toque un avión viejo, alquilado para suplir esas deficiencias, y si no, veo las cancelaciones a amigos de la comunidadQV.

Igual arranco por un lugar que ya conozco, por lo que más allá del perjuicio por un retraso, la idea es revisitar algunas cosas que me gustaron y conocer algunas que me quedaron. Si falla, no será algo dramático.DSC07297

También ya hay cambios. Armando el mapita para mostrar el viaje, veo que nuevamente la 1 está cortada (cada tanto ocurre por incendios y deslizamientos)DSC06880

Ya hubo decisiones en el armado relacionadas con el costo, especialmente en lo que hace al auto. Tuve que elegir un rentadora de auto que me permita cruzar la frontera (letra chica a full), ya que Sixt tiene muchas limitaciones de donde se puede usar el auto en EEUU y no es lo mismo que en Europa.

También en el armado terminé haciendo un ida y vuelta porque me incrementaba en casi 1000 USD (más del 100% del costo) devolverlo en otro estado que no fuera California. Además a eso tenía que agregar el costo del pasaje de avión.

Otra opción era devolverlo en mismo California, ya que la vuelta es a la noche y podía usar el día para disfrutar algo más San Francisco y evitar las 5/6 horas de manejo hasta LAX, pero por horarios de vuelo y costo (pasaje y valijas), terminé cerrando la idea de manejar y devolverlo directamente allá. Disfrutaré un poco de Santa Barbara ese día o algo en Santa Mónica, ya veré. Seguro el VIP de Qantas, el que usa Latam será visitado.

Como las distancias son largas (mucho tramo entre ciudades), elegí saltear algunas cosas a la ida, para ir haciendolas a la vuelta. No me gustan los trechos muy largos. Solo uno será de 8 horas (día perdido) pero cuando recuerdo el costo de la devolución fuera de California, no me arrepiento.

El itinerario es para que si alguno sabe algo particular, se escuchan recomendaciones.

Los Angeles, Carmel y San Francisco ya estuve, pero el resto es todo nuevo.DSC06452DSC07025

Si alguno le interesa, no solo en Twitter tengo cuenta sino también en Instagram (también @Raspandoelmapa) y seguro habrá historias para compartir (no tan buenas como las de Van Norden seguro)

La valija ya está hecha literalmente hablando.