Voluntario en primera persona

En un año sin viajes y con poca inspiración para escribir de los pasados, me embarque en otro tipo de aventura: ser voluntario de una de las vacunas.

Me enganche por dos razones: me llegó por una invitación de la empresa donde trabajo (querían bajar empleados? Casi que debe haber sido esa la idea) y porque el que lideraba el estudio en Argentina para Pfizer era el DR Fernando Polack. Las veces que lo había escuchado hablar, hasta ese momento más en el tema de uso de plasma como tratamiento, era de lo más serio.

Para el 16 de julio, cuando recibí la primera invitación, seguíamos en la mayor nebulosa, encerrados y no distinguíamos a los que estudiaban el tema de los que evangelizaban por política. Pero una cosa me llamo la atención de Polack: estaba dedicado a buscar primero un tratamiento, luego logró meter a Argentina en un estudio de un laboratorio importante y hablaba poco y con periodistas que considero serio. No se la pasaba de panelista médico. Tenia que estudiar y laburar el tema. Y cuando lo escucho aun hoy, es totalmente fundamentado y claro para el que no es experto en el tema (porque sabemos, cualquiera se presenta como una eminencia pero pocos lo son).

Me anoté, después de ir tanteando caras de amigos por zoom, tonos de voz por teléfono de mi familia y notar que yo mismo estaba convencido cuando supere la barrera de que mi madre no se desmaye cuando se lo conté. Nunca estaría convencida de que un hijo sea conejillo de indias, pero ya lograba transmitir seguridad suficiente como para que no me mate.

El 30/7 me llamo quien seria mi primera coordinadora para darme una primera explicación del proceso y confirmar mi participación.

Así llegó el día. 25 de agosto. Fui de los últimos de la primera tanda (hubo una segunda convocatoria). Eso me dio la ventaja de ver que los que pasaron primero no tuvieron mayores inconvenientes. Incluso cuando estas en el proceso, podes echarte atrás hasta el momento del pinchazo. Sos voluntario y como tal no hay obligaciones.

Una de las cosas que me sorprendió es la cantidad de movimiento que había en el Hospital Militar, donde fue la vacunación y lo bien que estaba manejado el proceso. Muy simple pero para estudiarlo como se pueden hacer las cosas fáciles con la gente correctamente entrenada. Cada uno sabe su papel. Si bien llevó casi 4 horas (había lectura detallada con un médico de todo el proceso que se firmaba y la posibilidad de charlar sobre las recomendaciones y consecuencias de participar, más hisopado y extracción de sangre previo a la vacuna), nunca estuve esperando mas de 10 minutos para el paso siguiente. Super amables y muy claros todos.

En estos días me enteré de que Buenos Aires fue el centro de estudio que más gente terminó convocando (5800) y el que le siguió en el mundo fue de 1000 personas. Y eso que no pagan como en EEUU. Y que de la mitad que recibieron la vacuna, solo 1 se enfermó, lo cual la hace muy eficaz. En total en el mundo participaron más de 43.000 voluntarios.

También recuerdo que ese primer medico con el que me saque las dudas, me dijo que él se había anotado porque le interesaba participar del desarrollo porque la vacuna en sí se producía por una metodología mas nueva y avanzada, que era probablemente el camino futuro de las vacunas (activa una proteína que activa a su vez la producción de los anticuerpos antes que este llegue, así lo entendí).

 

No tuve más que una molestia muscular a la mañana siguiente, que paso sola, sin tomar nada.

A partir de ese momento, cada martes lleno en una app instalada en un celular que sirve solo para eso si tuve síntomas. Me lo recuerda la coordinadora igualmente por whatsapp.

A las 3 semanas era la convocatoria para la segunda aplicación. Pero 3 días antes mi madre se infectó de Covid en Rosario, cuando comenzaba a levantar el contagio allá. Mi hermano y cuñada también estaban afectados. Por lo que tuve que trasladarme para cuidarla (por suerte, no fue internada pero alguien tenía que asistirla). Y perdí mi segundo turno de vacunación. Por protocolo no podían postergarlo tantos días (los por lo menos 15 que llevaría la recuperación)

Igual me ofrecí a que seguir en el estudio si les servía de algo.

Me pidieron que siguiera llenando el reporte semanal, pero quedé con mucha bronca de quedar a mitad de camino. Tanta ansiedad en la decisión, en la elaboración de la idea de presentarme, que tener este mal timing de la vida me dio mucha bronca. Pero la familia estaba antes.

Por suerte, con el paso de los días, me dijeron que podría acceder a la segunda aplicación. Aunque fuera 3 semanas atrasado. En el medio, se ajustó el formato de estudio y “aflojaron” esa parte del protocolo.

De paso aclaro, nunca tuve ningún síntoma durante esas tres semanas a pesar de convivir con un caso claro de covid (Mamá no la pasó bien los primeros días, no es chiste para los que aun dudan de este virus). La foto es la del cafe que tomamos el dia del alta.

Esta segunda visita éramos solo 3 los que íbamos por vacuna, ya que el resto eran los que ya había pasado un mes de la segunda aplicación y les sacan sangre para analizar anticuerpos. Ahí pude charlar además de con el medico de seguimiento, con el que controlaba la aplicación, ya que tuvimos que esperar 40 minutos para que calentaran la vacuna a “temperatura ambiente”. Muy relajados los 3 (los otros habían tenido otros inconvenientes personales que también les impidió ir en tiempo)

La “única” pena es que no te dejan ni mirar la vacuna. No quieren realmente que nadie pueda intuir por algo que te tocó.

Esta vez si tuve un poco de fiebre al día siguiente, pero con 2 paracetamol pasó.

Esos pequeños síntomas te hacen sentir que es más probable que tengas vacuna que placebo, pero aún no lo sé.

Llego el primer chequeo de sangre al mes de esta aplicación. Siempre charla con medico mediante. Siempre bien organizado (desde el traslado hasta el proceso interno y la coordinación)

Y por ahora, el mejor mensaje de este último tiempo fue el de avisarnos que en cuanto este aprobada localmente, aquellos que resultaron placebos, podrán aplicarse la vacuna, para seguir con el estudio. Así que estamos esperando para saber cómo fue la lotería.

Mi experiencia resultó muy buena hasta ahora. De acá en adelante, hay que ir cada 6 meses aproximadamente para un control y extracción de sangre y seguir reportando como sigue uno. Me sentí bien tratado, bien informado y cada pregunta que hice tuvo una respuesta razonable.

Obviamente, cada uno de los voluntarios tiene su experiencia personal, por las razones propias por las que participo, por sus ansiedades y por los síntomas o efectos que debió padecer.

Una de las cosas más satisfactorias fue el agradecimiento que recibí de amigos y desconocidos, por prestarme al experimento. Energía positiva que me llegó de todas formas, desde oraciones hasta mensajes personales, con emoción que me conmovió del otro lado.

Si tienen la posibilidad, escuchen las entrevistas que crucen del DR Polack. Ayer lo vi en tele y escuché en radio. Aseguro que por mas que sea un tema científico y lo presente como tal, a mi me emociona ver a alguien tan capo laburando y respondiendo sin ideologías de ningún tipo.

Les dejo el link a la presentación que se hizo como paper en el New England Journal of Medicine, con los datos del estudio hasta el momento. Se entiende bien

Safety and Efficacy of the BNT162b2 mRNA Covid-19 Vaccine

Desde mi lado, siento que fue un granito de arena para construir la solución a este despiole mundial. Real, porque ahora es fácil que sabemos que funcionó. Pero si algo fallaba?

También tuve mis razones muy personales, como ayudar a que mis viejos puedan volver a una vida más normal, poder llegar a darle un abrazo y beso a papa que desde marzo no veo más que a través de un vidrio.

Me angustiaba la posibilidad de la muerte en soledad de gente querida. Y lamentablemente, a algunos les tocó. Espero que no llegue tarde para muchos más.

6 comentarios

  1. Gran experiencia Raspi, gracias por compartir el proceso en detalle.
    Qué tranquilizador cuando esté tipo de cosas tan sensibles se organizan bien.
    Cuál era tu tipo de sangre ? Es para un amigo ?

  2. Gran experiencia Raspi, gracias por compartir el proceso en detalle.
    Qué tranquilizador cuando esté tipo de cosas tan sensibles se organizan bien.
    Cuál era tu tipo de sangre ? Es para un amigo ?

  3. ¡Feliz regreso a la pluma! (es decir, al teclado). Estaba extrañando tus publicaciones. Si bien este post no es sobre un “viaje” con carácter turístico, describe muy bien un periplo novedoso e inquietante que estás transitando, al que no le falta una cuota de descubrimiento y aventura. ?
    No sé si te lo dije en su momento, pero tu participación es muy loable y valiente! (confieso que yo no me hubiera animado a participar ?). Estoy segura de que todos los que te conocemos queremos agradecerte por estar contribuyendo al desarrollo de una vacuna que beneficiará a toda la humanidad.

    1. Gracias Fer. La buena onda general por haberme metido en esto se notó. Es un viaje distinto y con la esperanza de poder volver a viajar entre otras cosas.

Deja un comentario