Oculus, el renacer del bajo Manhattan

Imposible. Llega septiembre y todos recordamos donde estábamos el fatídico 11. Yo recuerdo casi todos los detalles de ese día.

Pero prefiero recordar Nueva York como una evolución. En mi primer viaje, en 1993, donde me enamoré de la ciudad, fue la única vez que subí a las torres.20180909_234100.jpg20180909_234048

Fue un día hermoso. Te podías apoyar contra los vidrios y mirar perfectamente para abajo.20180909_234245

También había una terraza, donde hacer la sesión de fotos de rigor.20180909_234313.jpg

Nunca fui al Windows of the World, un bar que estaba en la otra torre a la que estaba el mirador.20180909_234200.jpg

En ese viaje hice un viaje en helicóptero también, que me permitió verlas desde otro ángulo. Incluso lograr que se viera una sola. La libertad de volar sin restricciones sobre la ciudad era única.20180909_233942.jpg20180909_234008.jpg

En diciembre de 1999, visitando con mis padres y mi hermano camino a pasar el cambio de siglo con la familia de Galicia, estuvimos a punto de subir, pero las nubes bajas hicieron que siguiéramos de largo, ya que no tenía sentido. Fue la última vez que las vi en pie.20180909_233635

Después del atentado volví a visitar. Por suerte ya lo ví limpio de escombros. Increíble ver esos lugares vacíos.20180909_233031.jpg20180909_233011.jpg20180909_233019.jpg20180909_233011

El área era muy difícil de recorrer.

Finalmente, con los años, empezaron a contruirse las torres que reemplazaron los metros cuadrados perdidos. Me debo la visita a la nueva One World Trade Center, que creo no tiene la personalidad de las gemelas.DSC00503New York 09178New York 09177New York 09183DSC00501DSC01990

Primero se terminaron las piletas que marcan exactamente donde estaban las torres, con esa cascada infinita de agua hacia la nada.DSC00546DSC00526DSC00531DSC00517DSC00509DSC00507DSC00504

Las flores siempre presentes en algún recuerdo de alguien ausente.

Al comienzo había unos kioscos donde podías consultar donde estaban nombrados los fallecidos y busqué los argentinos. No sé si ahora han pasado eso al museo (que no visité aun porque me genera sentimientos encontrados).

Yendo hacia Battery Park, está la Sphere que estaba en el centro de la plaza entre ambas torres.

En la última visita, para el UsOpen 2017 (que además siempre es cercano a la fecha), ya estaba inaugurado el Oculus de Santiago Calatrava, el arquitecto español que siempre genera controversias.DSC0038520170907_161325

Esta estación, tan cuestionada por diseño, retrasos y costos, es claramente un intento de generar un icono nuevo en la ciudad.DSC02034DSC0039520170907_161330

Parecia que jamás estaría lista. Hoy que ya se puede recorrer, me impactó la sensación al apreciar ese atrio inmaculado y luminosamente blanco.

A la distancia parece algo que está por volar.

Por dentro me da la apariencia de una maqueta inmensa, al perder la dimensión de los espacios enormes.

No es solo estación, es centro comercial, de los modernos, con algunos lugares que me recordaban las viejas galerías del WTC. Tuve esa extraña sensación, especialmente en la baja.DSC00322

Le empieza a dar vida nuevamente a este lugar que tuvo signado muchos años por la tragedia. Y para mí, marca un renacer, un ave fénix.DSC01989DSC00369DSC00371DSC00354DSC00349DSC0034720170907_160914

Es complicado decir que uno disfruta la zona, pero tiene que volver a vivirse sin olvidar. Y que una cosa, no empañe la otra. Aun hoy, 17 años después, está todo muy fresco para muchos.

Que el ícono elegido sea algo tan diario como un centro de transporte, ayuda al objetivo.DSC0033620170907_15092920170907_150609DSC00391DSC00393DSC01280DSC01286

Anuncios

2 comments

  1. Muy buen post y que buenos recuerdos con esas fotos. Yo no conocia Nueva York hasta agosto 2017. Fui al One World Observatory, increibles vistas, lo malo es que es todo vidriado, pero una experiencia diferente a los otros miradores.
    Conoci el museo, y fue una experiencia dura: ver los escombros, recuerdos, ropa, etc Habian imagenes de televisoras en el mundo, transmitiendo la noticia. Igual me senti conectada, como si ese dia todos en el planeta mirando la desgracia por TV, era uno solo. No habia fronteras, a todos nos golpeo

    Hay una sala especial, donde estan las fotos de las victimas , donde seleccionas es unas grandes mesas, y te cuentan las historias narradas por sus familiares.

    por otro lado el oculus, me transmite tanta paz . Era un dia de verano, asi que la luz blanca era impresionante

    1. Hermoso lo que me contas. He ido a algunos del holocausto y quizas la distancia temporal hace mas dificil este caso por conocerlo tan vivamente. Seguramente en otra visita ire, pero por el momento no me he sentido a tono emocional. Gracias por tu comentario

Deja un comentario